jueves, 9 de abril de 2015

Problemas pendientes en la historia de la vida

Gregor Mendel
En un artículo anterior hablé del origen de la vida y de los problemas que plantea. Este es sólo el primero de los problemas pendientes que nos quedan en relación con la evolución, pues hay bastantes más, estamos muy lejos de saber explicar todo lo que pasó durante la historia de la vida.
La teoría de la evolución a través de la selección natural fue planteada inicialmente por Darwin y afinada por sus seguidores a medida que se descubrían fenómenos biológicos nuevos que iban resolviendo algunos de los problemas planteados desde el principio:
1.      Las leyes de la herencia (Mendel, 1865).
2.      Las mutaciones (Hugo de Vries, 1900).
3.      Las leyes de la genética (Thomas Hunt Morgan, principios del siglo XX).
4.      La teoría sintética de la evolución (Simpson, Dobzhansky y otros, hacia 1930)
5.      La transmisión de la herencia a través del ADN (Oswald Avery, 1944).
6.      La estructura del ADN y el desciframiento del código genético (Watson, Crick, Rosalind Franklin y otros).
7.      La teoría neutralista de la evolución (Motoo Kimura, 1968).
8.      La evolución en equilibrio puntuado (Stephen Jay Gould, 1972).
9.      Epigenética (principios del siglo XXI).
Rosalind Franklin
Actualmente la teoría de la evolución puede considerarse bien establecida. Sin embargo, está muy lejos de explicarlo todo. Aún quedan muchos misterios. Citaré sólo unos cuantos:
·         ¿Cómo se inventó el código genético? ¿Podría haber sido diferente?
·         ¿Cómo apareció la fotosíntesis?
·         ¿Cómo se produjo la simbiosis de los orgánulos celulares con las células eucariotas?
·         ¿Cómo surgió la reproducción sexual?
·         ¿Qué relación tiene el concepto de especie con el sexo?
·         ¿Cómo se ha resuelto el conflicto intragenómico?
·         ¿Cómo y por qué surgieron los organismos pluricelulares?
·         ¿Cómo apareció el desarrollo espacio-temporal de los seres pluricelulares?
·         ¿Por qué hay tantos ejemplos de simbiosis?
·         ¿Qué provocó la aparición de las sociedades de insectos?
Iré abordando estos temas en artículos sucesivos, aunque no necesariamente todos ni en el mismo orden.


Manuel Alfonseca

6 comentarios:

  1. That's the question, Manuel :-) Comparto en Google, con tu permiso. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, por cierto, te dejo un enlace al último artículo del blog "Ciencia y fe", de la bióloga Ruth Bancewicz, está relacionado, creo, con lo que comentas en tu entrada. Digo "creo" porque mi inglés deja mucho que desear :-) e igual lo he entendido todo mal. Te lo dejo por si quieres echarle un vistazo. Un abrazo.

    http://scienceandbelief.org/2015/04/09/the-cooperation-of-living-things/#more-3139

    .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. Efectivamente, ese es uno de los temas que menciono en el artículo, la simbiosis. Por cierto, en el próximo nº de Science News viene una noticia relacionada: hay flores que reconocen el pico del colibrí que va a fecundarlas y le dejan o no, según a qué especie pertenezca. He clasificado la referencia como "Etología de las plantas".

      Eliminar
  3. La selección natural es un planteamiento del siglo XIX que pretende explicar el complejo desarrollo de la vida y sus orígenes, a partir del supuesto que de forma accidental la vida surgió inicialmente como organismos unicelulares y, a partir de ahí, con el paso del tiempo, pasando a ser la complejísima diversidad que hoy conocemos. Hoy sabemos que cada ser vivo posee un código genético muy complejo que se almacena en el ADN, el cual determina sus características. El código de ADN es semejante a un sofisticado y denso programa de computadora, que conteniene infor- mación que permite al organismo reproducirse, sustentarse y restaurarse, con una estructura genética que delimita lo que es, sin que exista información genética que capacite al organismo para transformarse en lo que NO es. Si bien es cierto que los genes pueden experimentar mutaciones provocando cambios en la estructura del ADN –los cuales a su vez ocasionan cambios horizontales en las criaturas–, no es viable que una serie de mutaciones aleatorias expliquen que una especie se transforme en otra. ¿Por qué? Porque las mutaciones alteran o destruyen información del código genético, pero NO está demostrado que añadan nueva información. Dado que en el siglo XIX no se había abierto la célula, se sostenía a pie juntillas que las variaciones ocasionadas por el ambiente podían transmitirse generacionalmente. Lo que pasa es que, por la determinación del código, la genética moderna resta crédito a esa idea. Sabemos que el ADN es una cadena en la que se fijan una serie de unidades que se denominan nucleótidos, emparejados entre sí a lo largo de bandas helicoidales. Cada gen incluye aproximadamente tres mil nucleótidos. Este es un código impresionante porque existen más de tres mil millones de nucleótidos en cada molécula de ADN humano.

    Es desconcertante la cantidad precisa y detallada de información incorporada en una estructura tan diminuta. En caracteres legibles llenaría decenas y decenas de grandes bibliotecas. Pero lo que complica más las cosas al neodarwinismo es que resulta que el número y ordenamiento de los nucleótidos son únicos para cada especie, lo que deviene en una suerte de programación o plan de cuerpo único para cada una de ellas. Datos así ameritan que otro legítimo cuestionamiento científico contra la macroevolución sea, por ejemplo, ¿de donde obtuvo la materia inorgánica cantidades tan descomunales de nueva información antes de estar en posibilidad de sintetizar, tan siquiera, una ameba orgánica? Y, aun otorgando el beneficio de larguísimas eras, ¿de dónde obtuvo el casi infinito número de trozos de información requeridos y cómo se almacenó y organizó en su sistema de información y búsqueda de ADN?Eso sin complicar aún más las cosas, que es cuando se debe agregar la también descomunal información que requeriría para transformarse en células de algún otro tipo de vida. De ahí que el nominado al Premio Nobel Henry Schaefer afirmara: “Somos escépticos de las afirmaciones sobre la habilidad de la mutación aleatoria y la selección natural para explicar la complejidad de la vida”. Por insuficiencias como aquellas radica el motivo por el cual científicos de esa talla han señalado que existe más que una mecánica aleatoria, más bien lo que se ha denominado una mecánica típica de diseño. El planteamiento se limita estrictamente a teorizar que en la dinámica natural operan más los principios propios de una mecánica asociada al diseño, que a la de una azarosa. Y esto NO es religión, aunque ciertamente la interpretación de estos datos alimenta la fe.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un par de anotaciones a su comentario:
      1. "existen más de tres mil millones de nucleótidos en cada molécula de ADN humano". No exactamente. Son tres mil millones de nucleótidos en el conjunto de los 24 cromosomas diferentes (23 pares más los dos cromosomas sexuales, X Y).
      2. "En caracteres legibles llenaría decenas y decenas de grandes bibliotecas." Tampoco es eso, la cantidad de información de 3.000 millones de nucleótidos (unos 6 Gbit) es aproximadamente la misma que hay en 2.000 libros de tamaño medio. Mi biblioteca personal es mayor que esa.

      Eliminar