jueves, 28 de mayo de 2015

El principio antrópico final y el Anticristo

Pierre Teilhard de Chardin
En su libro de divulgación científica The Anthropic Cosmological Principle, publicado en 1986, los cosmólogos John Barrow y Frank Tipler plantean tres principios antrópicos diferentes:
1.      El principio antrópico débil o WAP (este es el que formuló Brandon Carter en 1973): la simple constatación de que el hecho de que estamos aquí impone ciertas restricciones al universo, como haber durado lo suficiente para que pueda aparecer en él la vida inteligente.
2.      El principio antrópico fuerte o SAP: la afirmación de que hacer posible la aparición de vida inteligente era un requisito necesario para el universo.
3.      El principio antrópico final o FAP: La afirmación de que la vida inteligente, una vez ha aparecido en el universo, ya no puede desaparecer.
Mientras el principio antrópico débil es aceptado por todo el mundo, muchos cosmólogos objetan al principio antrópico fuerte y lo sustituyen por la hipótesis del multiverso: hay muchísimos universos, la mayoría de los cuales son incompatibles con la vida, pero nosotros tenemos que estar en un universo que sea compatible con ella. En cuanto al principio antrópico final, muy pocos cosmólogos lo aceptan, aparte de Barrow y Tipler. ¿Cuáles serían sus consecuencias?
a)      El universo debería ser cerrado (o sea, que después de alcanzar cierto grado de expansión, volverá a contraerse y acabará en un Big Crunch), aunque por muy poco (|W0-1|<10-3).
b)      La constante cosmológica debería ser cero o ligeramente negativa, para evitar que el universo entre en expansión acelerada.
c)      A partir de cierto punto la expansión/contracción del universo debería desequilibrarse (o sea, que el universo seguiría expandiéndose en una dirección pero se contraería en otras). La vida inteligente podría aprovechar ese desequilibrio para obtener energía.
d)     El Big Crunch final del universo coincidirá con el momento en que la vida inteligente alcance una capacidad de proceso de información infinita. Barrow y Tipler lo llaman Punto Omega.
El fin del universo según Barrow y Tipler
La figura adjunta muestra la evolución de la vida inteligente en el universo según las predicciones del libro.
¿Cómo ha evolucionado nuestro conocimiento del cosmos en los 30 años transcurridos desde la publicación del libro de Barrow y Tipler?
  • Hoy se piensa que el universo es plano (W0=1). De todos modos, la incertidumbre al respecto es mayor que el límite sugerido por el libro (10-3).
  • Hoy se piensa que la constante cosmológica es positiva, aunque muy pequeña, lo que explicaría que el universo parezca haber entrado en expansión acelerada. Esta última constatación va directamente en contra de las teorías del libro, aunque en ciencia nunca se puede dar nada por definitivo.
El nombre de Punto Omega es un claro homenaje a Pierre Teilhard de Chardin, quien llamó así al punto final de la evolución de la vida en el universo. Sin embargo, Barrow y Tipler no han entendido a Teilhard (del que, por otra parte, sólo han leído El fenómeno humano, al menos es la única obra de Teilhard que citan). De hecho, le han entendido al revés.
1.      El Punto Omega de Teilhard de Chardin es la segunda venida de Cristo, el momento en que Dios creador confluirá con el punto final de la evolución para sacarlo del universo y asegurar su salvación.
2.      El Punto Omega de Barrow y Tipler sería el momento en que la vida inteligente transcenderá el universo sin ayuda externa y dará origen a un ser omnisciente, omnipotente y omnipresente (o sea, a Dios), por lo que no parece absurdo identificarlo con el Anticristo.

Manuel Alfonseca

6 comentarios:

  1. ¿Y por qué tienen que existir multiversos?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, sobre eso he escrito en otros artículos.

      Eliminar
  2. Con cierta cautela debido a mi escaso nivel de conocimiento en Física (nivel divulgativo, diría yo), me gustaría dejar algún comentario ya que me encantan estos "juegos de hipótesis cosmológicas".
    Soy de la opinión de que la mayoría de las religiones son en el fondo "multiversistas", ya que al menos defienden la existencia de 2 universos (qué sería el cielo, paraíso, la Yanna... sino otro tipo de universo?). En el caso de admitir la existencia de 2 universos, no habría problema en admitir la posibilidad de la existencia de otros universos (fallidos, absurdos, raros, etc). Por eso creo que la hipótesis del multiverso en sí no es contraria al teísmo en general.
    Creo que el SAP induce casi obligatoriamente la existencia de un Ser Creador, pero si seguimos la hipótesis del multiverso, cabría la posibilidad de que este Ser Superior fuese creador pero de forma involuntaria y que siendo real la existencia de este Ser, la creación de nuestro universo haya sido aleatoria. En este caso no sería incompatible la no validez del SAP y la existencia de un Ser Superior.

    Saltando al punto omega...si el ser humano llegara a ese estado de omnisciencia, omnipotencia... las posibilidades serían muchas (quizás omniposibilidades...). Como por ejemplo hipótesis tan peregrinas como la autocreación del universo por parte de ese hombre, o en un plano religioso, la "introducción" de un Mesías en siglo I (vale, se parece al argumento de Terminator...). Quizás en ese caso habría que preguntarse si el ser humano sería también absolutamente Bueno, cualidad que por ahora sólo aplico al Dios en el que creo.

    Saludos. Es un placer leer sus artículos y sus respuestas. Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el comentario.

      En efecto, las teorías del multiverso no son incompatibles con el teísmo, como señalé en un artículo anterior en este mismo blog:
      http://divulciencia.blogspot.com/2014/11/el-multiverso-no-resuelve-el-problema.html

      Respecto a que la creación sea un acto involuntario de Dios, no se adapta al concepto de Dios del cristianismo. Está más cerca del panenteísmo hinduísta, según el cual (en el contexto de alguna de sus filosofías, porque hay varias) la creación sería una emanación involuntaria de la propia "materia" de Dios.

      Eliminar
    2. No estoy de acuerdo con que las religiones propongan varios "universos".
      El "cielo" cristiano, al menos, al ser descrito como la presencia ante Dios, siendo Dios (para un cristiano) el origen del todo y no siendo preciso que el propio Dios esté sujeto a las leyes físicas, no tiene porqué porqué ser concebidpo como un "universo" similar al nuestro pero con pequeños (o grande) cambios en algunas variables.
      O dicho de manera mucho más sencilla. Si ya es difícil entender al Sr. Alfonseca para quienes no tenemos unos conocimientos profundos de física teórica ¿Cómo va a ser posible entender a Dios, que en el fondo es el objeto de las reflexiones del Sr. Alfonseca?

      Eliminar
    3. Me ha entendido mal. No he dicho que las religiones propongan varios universos, sino que no hay nada en la teoría de varios universos que sea incompatible con la religión. Si Dios ha podido crear un universo, también ha podido crear más, ¿no?

      Con su segunda observación, estoy de acuerdo.

      Eliminar