jueves, 22 de septiembre de 2016

El mito de la Ilustración

Como mencioné en el artículo anterior, en mi obra no publicada La cuantificación de la historia y el futuro de Occidente apliqué un método cuantitativo objetivo (pues no depende de mis preferencias personales) para calificar a los principales creadores en diversas ramas de la actividad humana en las civilizaciones greco-romana y occidental: ciencia, filosofía, literatura, artes plásticas y música. La figura adjunta representa la evolución cultural global de nuestra civilización a lo largo de los siglos. Puede observarse lo siguiente:
Evolución cultural global de la civilización occidental

  • El eje de abscisas representa el paso del tiempo. En los siglos IX a XIV, aparece un sólo punto por siglo. En los restantes, la figura muestra los datos cada medio siglo. El punto de la curva situado sobre la fecha 1700 corresponde a la primera mitad del siglo XVIII.
  • Se ve claramente que los 12 siglos de evolución de la civilización occidental se dividen de forma natural en tres fases muy claras: la primera, hasta el año 1400, corresponde a la Edad Media; la segunda, de 1400 a 1700, al Renacimiento y el Barroco; la tercera, a partir de 1700, a la época contemporánea. La Edad Media está subvalorada en este estudio, pues el método empleado no recoge las obras anónimas, que desempeñaron un papel muy importante en la tecnología, las artes plásticas y la música de la época.
  • Entre la segunda y la tercera fase se observa un descenso marcadísimo, en el que la suma de todas las actividades culturales de Occidente parece haber sufrido una parada. Esto no es extraño, pues el siglo XVII fue excepcional en los países de Europa culturalmente más activos, especialmente en España, Francia e Inglaterra. Es su siglo de oro. Y esto no sólo se aplica a las artes, sino también a las ciencias, algunos de cuyos practicantes estuvieron entre los más importantes de la historia: Kepler, Galileo, Newton, Leibniz, Descartes, Pascal, Harvey, Boyle, Fermat, Huygens, Hooke, Halley...
  • En cambio, en la primera mitad del siglo XVIII se observa un descenso generalizado, en todas las artes y las ciencias y en todos los países importantes de Europa. Las figuras científicas señeras son los hermanos Bernoulli, Euler, Linneo y Franklin, que además nacieron en países nuevos para la ciencia: Suiza, Suecia y los Estados Unidos. Sólo Euler puede compararse con los gigantes del siglo anterior.
Voltaire
Es curioso que el mito de la Ilustración, que aseguraba que entrábamos en la era de la ciencia y la razón, fuese cocinado precisamente por personas que no eran científicos y que vivieron en un momento de decadencia de la ciencia. Voy a citar a tres de los más importantes, dos franceses y un inglés:

  • Voltaire, un novelista de segunda categoría. He leído tres de sus novelas y ninguna me ha gustado.
  • Diderot, cuya mayor contribución a la historia del pensamiento consistió en convencer a otros escritores para que participaran en su Enciclopedia.
  • David Hume, el filósofo que introdujo en Occidente el escepticismo, que nos ha llevado al declive de la filosofía.
Queda claro que la Ilustración es un mito. Y hay que recordar que el mayor éxito cultural de la primera mitad del siglo XVIII fue la imposición en toda Europa del despotismo ilustrado, una forma de gobierno dictatorial que retrasó durante casi un siglo los avances de la democracia.

Manuel Alfonseca 

5 comentarios:

  1. "Diderot, cuya mayor contribución a la historia del pensamiento consistió en convencer a otros escritores para que participaran en su Enciclopedia" --> ¿Puede considerarse a Diderot un precursor de Wikipedia?

    ResponderEliminar
  2. Francisco Javier García Alonso22 de septiembre de 2016, 0:50

    Puede que el descenso de la segunda mitad del XVII se deba a hechos politicos tan lamentables como la guerra de los 30 años que acabó en 1648 o las guerras civiles inglesas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aunque el descenso en la curva parece estar a finales del XVII, en realidad tuvo lugar a principios del XVIII, pues la fecha que he asignado a cada investigador o artista en mi estudio es la de su nacimiento (la única que es igual para todos). En realidad, su período de trabajo fue algo posterior. Por lo tanto, la guerra de los 30 años no puede tener mucho que ver, pues tuvo lugar un siglo antes.

      De igual manera, el pico que aparece en la primera mitad del XVII tuvo lugar en realidad en la segunda. Es el pico donde tenemos que clasificar a Newton, Halley, y tantos otros grandes científicos.

      Eliminar
  3. Felicito, como siempre al señor Alfonseca por su brillante artículo. Si, que hay una cosa, que me gustaría salvar del siglo XVIII las exploraciones de Cook, y Laperuse. El resto muy decepcionante.Hay dato, que no se ha consignado, y es que el siglo XVIII es un siglo en el que se incremento la esclavitud, y el racismo (de hecho fue impulsado por estos ilustrados como Voltaire). Además del racismo esa presunta libertad sólo parecía ser privilegios de los blancos, como se vio en las Antillas. Los revolucionarios franceses reprimieron a sangre y fuego el levantamiento de Tousaint Laberture (promovido por los contactos de la criolla Josefina con esclavistas). También Voltaire ataca con ferocidad no sólo a los cristianos,también a los judíos, con lo que refuerza el antisemitismo. Respecto a lo de Diderot su obra "La religiosa" se baso en engaños, e hizo creer que en los conventos se torturaba en las novicias. Rino Camelleri en "Monstruos de la razón" apunta, que pudo escribir una utopía con el nombre de Morrelly, que pudo haber inspirado a los totalitarismos actuales. Rosseau no aparece, pero tuvo una vida totalmente inconsecuente con lo que predicaba. Otra señal, que nos lleva a desconfiar de los ilustrados, es que entre ellos se odiaban. Voltaire tuvo, que escapar como un mendigo de la corte del ilustrado Federico II (con el que se enemisto) (este decía, que su reino era como un jardín, como si sus subditos fueron una propiedad particular suya, que exhibir). Catalina II a parte de unos decorados, que su amante el general Potemkin le monto en Crimea no hizo nada (salvo recibir el apodo de Semiramis del norte). En Francia estos hombres fueron ensalzados, para tapar los cuernos del Rey Luis XV, con la Pompadour (que aupó a Choiseul, que expulsó a los Jesuitas, el impulsó su expulsión de España, y Portugal. Hasta que Clemente XIV (que era franciscano, y había tenido roces con ellos los disolvió). Esto fue una tragedia, para las colonias españolas, porque dio alas a los emancipadores americanos. Adelantando la pérdida de nuestras colonias. Por cierto lailustración era conocido por el odio inmenso hacia nuestro país, y por fomentar la Leyenda Negra. Según Chateaubriand en lo único, que se avanzó fue en la geometría. Burke decía que el nivel intelectual de estos ilustrados estaba por debajo de la media. Inspiró la revolución francesa, pero los genuinamente ilustrados como Condorcet acabo a punto de ir al cadalso, y Mirabeau después de muerto fue denunciado por traidor. La verdad es que tienen muy poco los ilustrados de lo que alardear. Quizás el único ilustrado con ramalazos de genio sea Gibbon, y yo creo, que hay historiadores mejores, que él. Felicito al señor Alfonseca, y espero su próximo artículo.

    ResponderEliminar