jueves, 2 de octubre de 2014

El origen de la vida en otros mundos

En un artículo publicado recientemente en los Anales de la Academia Nacional de Ciencias de los Estados Unidos de América, Christopher McKay analiza los requisitos y límites para la vida en otros mundos. Para ello, puesto que no tenemos datos respecto a ningún astro concreto fuera del sistema Solar, y muy pocos respecto a los planetas y satélites de nuestro sistema, aparte de la Tierra, el estudio enfoca los límites para la vida en nuestro mundo y trata de extrapolar los resultados a la posible existencia de vida extraterrestre.
Así, por ejemplo, constata que en la Tierra existen microorganismos extremófilos capaces de sobrevivir en ambientes aparentemente muy hostiles para la vida: entre -15 y 122ºC; en condiciones de sequedad extrema; en una ausencia casi total de luz (100.000 veces menor que el flujo solar que solemos recibir); en presencia de rayos ultravioleta y de radiación ionizante...
El título del artículo es este: Requisitos y límites para la vida en el contexto de los exoplanetas. Como sugiere el título, hay que distinguir dos problemas diferentes:
·         ¿Cuáles son las condiciones mínimas (requisitos) para que pueda aparecer la vida en un entorno en el que antes no existía?
·         ¿Cuáles son las condiciones mínimas (límites) para que la vida, una vez originada, pueda continuar existiendo?
McKay reconoce en su artículo que su análisis se refiere principalmente a la segunda pregunta. A la primera no puede haber respuesta, aparte de generalidades como la presencia de carbono y agua líquida, puesto que ni siquiera sabemos cómo se originó la vida en la Tierra, por lo que difícilmente podemos extrapolar a otros mundos. Esto es así, porque es posible que la vida sólo pueda surgir en condiciones muy estrictas, pero una vez aparecida sea capaz de resistir condiciones mucho más desfavorables.
McKay justifica la mezcla de los dos problemas en el título porque -dice- nuestra comprensión sobre el origen de la vida es especulativo, por lo que sólo podemos suponer que los planetas que contengan una variedad de entornos habitables serán capaces de generar vida.

Es bueno que se especifiquen bien las condiciones del problema, porque cuando este tipo de noticias se traslada a los medios de comunicación global, donde lo que prima es el sensacionalismo, los titulares (y a veces el contenido) suelen dar una idea completamente equivocada de las cuestiones científicas.
El mismo artículo en inglés
Manuel Alfonseca

1 comentario:

  1. Muy bien explicado .Felicidades me gusto mucho.No es lo mío pero me documentaba por un futuro proyecto de letras...

    ResponderEliminar