jueves, 6 de noviembre de 2014

La probabilidad de la existencia de inteligencia extraterrestre

Distribución estadística normal.
El texto se refiere a una distribución uniforme.
La probabilidad es un concepto matemático bien conocido que se definió inicialmente para cuantificar datos aleatorios en entornos matemáticamente conocidos. Después se ha ido extendiendo a otras situaciones.
Por ejemplo, la probabilidad de que el próximo coche que pase a mi lado tenga una matrícula con las cuatro cifras iguales se calcula dividiendo el número de casos favorables entre el número de casos posibles. El número de casos favorables es diez: 0000, 1111, 2222, ... , 9999. El número de casos posibles es diez mil: 0000, 0001, 0002, ... , 9998, 9999, con una distribución uniforme. Luego la probabilidad mencionada es igual a una milésima. No hemos tenido en cuenta la posible retirada de vehículos de la circulación, que constituye un proceso aleatorio independiente que no debería afectar significativamente el resultado del cálculo.
El problema es que, muchas veces, puede interesar cuantificar los datos en entornos matemáticamente desconocidos. Esto puede ocurrir, por ejemplo, cuando se desconoce el número de casos favorables, o el número de casos posibles, o ambos a la vez. En tales situaciones puede interesar realizar estimaciones de los datos desconocidos, con más o menos incertidumbre. Se habla entonces de probabilidad a priori.

Matriz de telescopios Allen en el proyecto SETI
Veamos como ejemplo la probabilidad de la existencia de inteligencias extraterrestres. En este caso desconocemos  por completo el número de casos favorables, porque hasta ahora no hemos detectado ninguna inteligencia extraterrestre.
La probabilidad a priori depende, de hecho, del contexto. Por ejemplo, podemos preguntarnos por la probabilidad de que haya vida inteligente alrededor de algún sistema solar distinto del nuestro en la galaxia de la Vía Láctea. Ahí, el número de casos posibles sería igual al número de estrellas de la Vía Láctea. Por otra parte, se pueden hacer estimaciones muy diversas del número de casos favorables, lo que da lugar a resultados completamente dispares, que van desde la posibilidad de que en este momento estemos solos en la galaxia (probabilidad cero, porque nosotros no contamos como inteligencia extraterrestre) hasta la de que haya mil millones de inteligencias parecidas a la nuestra (probabilidad aproximadamente igual a una centésima).
Pero si nos preguntamos por la probabilidad de que exista vida inteligente en algún sistema solar del universo distinto del nuestro, el número de casos posibles pasa a ser el número de estrellas en el universo. Ahora desconocemos también el número de casos posibles, que podría ser incluso infinito, en cuyo caso tenemos dos posibilidades:
  1. Que el número de casos favorables sea finito, con lo que la probabilidad a priori que estamos buscando sería cero.
  2. Que el número de casos favorables sea infinito, con lo que habría que aplicar otras herramientas para estimar esa probabilidad, pues no se puede dividir infinito entre infinito.

Mensaje enviado en 1974 desde el observatorio de Arecibo
Obsérvese, de paso, que la probabilidad a priori de existencia de seres inteligentes podría ser cero, a pesar de que sabemos que existe un caso (el nuestro). Esto ocurriría incluso aunque llegásemos a detectar la presencia de un número finito de inteligencias parecidas a la nuestra, siempre que el universo fuese infinito.

Manuel Alfonseca

1 comentario:

  1. Es interesante el punto de vista. El modelo matemático es difícil de aplicar debido a la falta de acceso a información que permita establecer un conjunto de datos inicales.
    Es la razón la que en definitiva sugiere que el nuestro es un caso probabilístico, y que como tal, la probabilidad de existencia de otras civilizaciones es igualmente probable...

    ResponderEliminar