jueves, 15 de enero de 2015

Sobre la intolerancia religiosa y de pensamiento

Escena de la película Intolerancia (1916)
Se dice a menudo que las culturas y civilizaciones de la antigüedad eran respetuosas y tolerantes en los aspectos religiosos, de modo que todas las creencias convivían en paz y armonía, algo que cambió hacia la intolerancia religiosa y las guerras de religión cuando en buena parte del mundo se impusieron las religiones monoteístas (judaísmo, cristianismo e Islam) durante los últimos 2000 años.
La supuesta tolerancia del paganismo se ha impuesto como un mito en la mentalidad moderna, pero no corresponde a la realidad. Para verlo, basta fijarse en que todas las guerras de los países paganos (egipcios frente a hititas, asirios frente a sirios, babilonios y egipcios, etc.) se consideraban enfrentamientos entre sus respectivos dioses. Los vencedores atribuían la victoria a los suyos, y se consideraban con derecho (basado en la religión) a cometer barbaridades tales como las pirámides de cabezas cortadas que construían los asirios cuando conquistaban una ciudad (las cabezas de todos los hombres y muchachos, porque a las mujeres y los niños muy pequeños no los mataban, los deportaban como esclavos). O bastaría recordar que la muerte de Sócrates fue en realidad una persecución religiosa (se le acusó incorrectamente de enseñar el ateísmo a la juventud).

La supuesta tolerancia religiosa en el imperio romano se apoya en la facilidad con que los romanos adquirían dioses de los países que iban conquistando, ya sea de forma sincretista (identificándolos con los suyos propios) o añadiéndolos a su panteón, como hicieron con Cibeles, con Isis o con Mitra. Pero esa supuesta tolerancia no era tal, porque en cuanto se ponía en duda el dogma principal (la multiplicidad de dioses) respondían con persecuciones, como las que tuvieron lugar contra el judaísmo (que llevaron a la destrucción del templo por Tito en el año 70 y a la diáspora judía en el 118, ordenada por uno de los emperadores con más fama de tolerante, Trajano, que por cierto, también mantuvo la persecución contra los cristianos), y contra el cristianismo. Respecto a éstas, recordemos que una de las más violentas fue la persecución que tuvo lugar en Siria en tiempos del emperador supuesto paradigma de la tolerancia, el filósofo estoico Marco Aurelio.
El imperio de Gengis Kan
Si nos vamos a otras religiones usualmente presentadas como tolerantes, como el budismo, recordemos las barbaridades cometidas por los mongoles en el siglo XIII, cuando conquistaron las dos terceras partes de Eurasia, sin olvidar que la religión oficial del imperio mongol era el budismo lamaísta, precisamente la rama del budismo que hoy goza de más fama de tolerante. También podríamos mencionar las persecuciones contra el Islam en China, contra el cristianismo en Japón, o de los hinduistas contra los cristianos y los musulmanes en la India (¡el país de la tolerancia religiosa por excelencia!), que se prolongan hasta nuestros días. ¿Y qué decir de los sacrificios humanos en masa realizados por los aztecas cuando conquistaron a los otros pueblos del México precolombino, que les ganaron el odio de sus congéneres y llevaron a estos a pasarse en masa al bando de Cortés, dando pie a la conquista española?
Wallenstein
La intolerancia y persecución de los católicos de la antigüedad respecto a los herejes y otras ramas del cristianismo debe ponerse también en contexto. Y tal contexto es la intolerancia recíproca de otras ramas cristianas respecto al catolicismo, que a menudo la precedió. Basten dos ejemplos: la persecución contra los católicos por los vándalos arrianos en el norte de África, y la marginación de los católicos, como ciudadanos de segunda, en el reino visigodo hispano-francés, cuyos gobernantes eran también arrianos. Recordemos también que en tiempos de las guerras de religión católico-protestantes del siglo XVI se llegó al acuerdo cuius regio eius religio, o sea, que la religión de los mandatarios tenía que ser forzosamente seguida por sus súbditos, lo que mezcla inextricablemente los motivos políticos con los religiosos. Y en la guerra de religión de los 30 años en el siglo XVII, ambos ejércitos contenían una extraña mezcla de católicos y protestantes. Basta leer la trilogía de Wallenstein de Schiller, para comprobarlo.
Los últimos ejemplos mencionados nos proporcionan la clave del asunto, la regla de oro que podemos comprobar fácilmente, viendo con qué facilidad se aplica a todos los casos indicados: 
La intolerancia (religiosa o de cualquier otro tipo) no procede de una religión concreta (como el judeo-cristianismo o el islam) ni de una ideología determinada, sino del ejercicio del poder. Quien ostenta (o detenta) el poder no puede consentir que sus súbditos piensen de otro modo que como piensa el mandatario.
El catolicismo no fue intolerante hasta que los católicos consiguieron el poder temporal. Ahora que lo hemos perdido, somos tolerantes y objeto de persecución en medio mundo. Ahora que muchos gobernantes (democráticos o no) son ateos, los ateos se están convirtiendo en los más intolerantes del mundo, como demuestran estas palabras de Richard Dawkins en El espejismo de Dios (Espasa, p.362):
Nuestra sociedad, incluido el sector religioso, ha aceptado la ridícula idea de que es normal y correcto adoctrinar a niños pequeños en la religión de sus padres y colocarles etiquetas religiosas... Por favor, por favor, mejoren su conciencia acerca de esto y súbanse por las paredes cuando lo escuchen.

Creo que está bastante claro. La intolerancia (religiosa o de cualquier tipo) es independiente de la religión o ideología concreta que la practique, pues afecta a todas y puede definirse como la intolerancia natural del gobernante contra la libertad de pensamiento de sus gobernados, por lo que hay que considerarla como una constante de la humanidad.

El mismo artículo en inglés

Hoy, con la publicación del artículo número 51, celebramos el primer aniversario de este blog. Gracias a todos por vuestro interés.
Manuel Alfonseca

14 comentarios:

  1. Muchas felicidades por tu primer aniversario bloguero, Manuel :-) Por muchos años más de divulgación científica en libertad y tolerancia.

    En cuanto a Dawkins, ¿qué te voy a contar que tú no sepas? Después de estudiar a fondo su obra, en mi blog le he dedicado mucho tiempo y trabajo y a veces pienso que si el "bulldog" dejara de despotricar contra los creyentes el debate se empobrecería bastante, jaja :-) Yo prefiero que siga en la brecha

    Cuando este señor asegura que "la religión es la raíz de todos los males", me pregunto hasta qué punto conoce la Historia y su trasfondo. Y, sobre todo, él que se considera a sí mismo humanista, me pregunto hasta qué punto conoce realmente al ser humano. A poco observador que se sea, se puede concluir que la raíz de todos los males es el hombre mismo, su codicia, su afán de poder, su orgullo desmedido y todas estas fallas no proceden de ningún grupo en particular, no son monopolio de nadie. Muchos, como bien dices, usaron la religión como excusa, como elemento de poder para imponer a otros su voluntad, y cuando digo "religión" quiero decir cualquier sistema de ideas en la que uno crea y considere verdad irrefutable, sobre las verdades irrefutables de los otros... Ahí ya cabe cualquier ideología, como bien sabes.

    No sé si los has leído ya durante tu incursión de "cotilleo" :-) por mi blog, pero te dejo dos entradas que dediqué hace tiempo a este mismo tema que tú tratas hoy, aunque yo no tengo ni de lejos ni tu erudición ni tu excelente estilo, simplemente me limito a expresar mi opinión usando mis escasos recursos.

    http://frasesdedios.blogspot.com.es/2014/08/es-la-religion-la-raiz-de-todos-los.html

    http://frasesdedios.blogspot.com.es/2013/04/richard-dawkins-en-el-nombre-de-marx.html

    Y ésta de abajo sobre el supuesto "adoctrinaminto" de los niños creyentes :-) En mi propia familia, yo he sido testigo de cómo programaban a una cría desde la infancia para que fuera atea: la "educaron" en el odio a todo lo religioso, en la burla más ácida a la fe de los creyentes. Cuando tenía tres años (repito, yo fui testigo) sus padres le regalaban estampitas religiosas para que la niña dibujara sobre las imágenes y jugara con ellas, las rompiera, etc. No digo que todos los ateos hagan lo mismo, estoy segura de que no es así, tengo amigos ateos muy respetuosos, pero de este caso particular he sido testigo ocular, y me pregunto cuántos casos más habrá así. Ahora la niña tiene treinta años y, claro, es atea :-) ¿Esto no fue "adoctrinamiento"?

    Por "desgracia", como verás en el enlace siguiente, a veces la programación es invalidada por causas de fuerza mayor ;-)

    http://frasesdedios.blogspot.com.es/2014/10/andre-frossard-asaltado-por-dios-sobre.html

    Un abrazo, Manuel, y seguimos en la brecha.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Interesantes artículos, especialmente porque coincido casi por completo con lo que dices ;-). El caso de Frossard yo también lo he citado varias veces, pero hay muchos más conversos. De algunos se habla aquí:
      http://www.palabra.es/escritores-conversos-0654.html

      Muy ingeniosa también la sustitución de "Islam" y "fundamentalismo" por "sexo" y "abuso sexual", que da lugar a este párrafo, que cito de tu artículo:

      "No encontramos ninguna diferencia entre el sexo y el abuso sexual. Creemos que el sexo es la raíz, y de la raíz crece el abuso sexual como un tallo venenoso. Si quitamos el abuso sexual y dejamos el sexo, en un momento u otro el abuso sexual volverá a crecer"
      (Conclusión obvia: hay que eliminar el sexo)

      Esto lo estamos viendo todos los días en el comportamiento de los políticos. Algunos niños comen muchas hamburguesas y engordan demasiado: ¡a prohibirlas! Prohibamos WhatsApp, porque lo pueden utilizar los terroristas. Prohibamos esto, lo otro y lo de más allá (he oído al menos dos de estas propuestas en la última semana). Me extraña que todavía no se le haya ocurrido a nadie prohibir los martillos porque se pueden usar para asesinar a alguien.

      Sólo hay una cosa que me ha chocado. La fuente que citas atribuye a la Inquisición española 350.000 condenas a muerte en dos siglos. Estas cifras no corresponden a la realidad. La Wikipedia en inglés (he buscado ésta para que no se la pueda acusar de españolismo) dice lo siguiente:

      "García Cárcel estimates that the total number processed by the Inquisition throughout its history was approximately 150,000; applying the percentages of executions that appeared in the trials of 1560–1700—about 2%—the approximate total would be about 3,000 put to death. Nevertheless, it is likely that the toll was much higher, keeping in mind the data provided by Dedieu and García Cárcel for the tribunals of Toledo and Valencia, respectively. It is likely that between 3,000 and 5,000 were executed."
      http://en.wikipedia.org/wiki/Spanish_Inquisition#Death_tolls

      O sea, que la cifra que dan aquí:
      http://pettifoggery.tumblr.com/post/7427551672/the-atrocities-of-theism-and-atheism-compared
      confunde el número de juicios con el de las condenas a muerte. Este parece estar entre 3000 y 5000 en tres siglos, o sea, 70 veces menos. Por otra parte, hay que recordar que la Inquisición sólo condenaba a muerte, la ejecución la llevaba a cabo la justicia civil. Y se sabe que muchos acusados preferían que les juzgara la Inquisición (no la justicia civil), porque era mucho más benigna.

      Se me ocurrió poner estos comentarios en tu blog, pero no he visto cómo hacerlo, así que lo hago aquí. Al menos he recomendado los tres artículos en google-+.

      Un abrazo

      Eliminar
    2. Perdona, Manuel, pero hasta hoy no he podido leer despacio tu comentario. He añadido tu apunte a mi entrada, para que los lectores dispongan de ambos datos. ¡Muchas gracias! :-) En mi blog no tengo activados los comentarios porque soy gata escaldada :-) He sido gravemente insultada por algún ateo "encantador" y prefiero sacrificar las visitas que los comentarios aportan antes que tener que soportar troleos, vejaciones y malos modos. Yo no soy tan valiente como tú :-) Un abrazo!!

      Eliminar
  2. "La intolerancia (religiosa o de cualquier otro tipo) no procede de una religión concreta (como el judeo-cristianismo o el islam)". ¿De veras cree usted que se puede aplicar esa frase al Corán?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El Islam no es el Corán. Es el Corán más su interpretación.

      Eliminar
    2. El islam prohíbe leer la Biblia a todos los musulmanes, y reclama que el Corán es literalmente la Revelación a Mahoma. El amor a todos los seres humanos es un concepto exclusivamente cristiano. Eso sí, le recuerdo que Cristo dijo que Él era el camino hacia el Padre (no un camino).

      Eliminar
    3. ¿Y eso qué tiene que ver con lo que yo he dicho en mi artículo?

      Es cierto, el cristianismo predica el amor a los demás (incluso a los enemigos). Eso debería llevar a que, cuando el cristianismo (o una de sus ramas) consigue el poder, no abuse tanto de él como lo puedan hacer otros. Veamos si es certo (véase mi primer comentario a este artículo):

      Penas de muerte impuestas por la Inquisición española durante 300 años: 3000 a 5000.
      [http://en.wikipedia.org/wiki/Spanish_Inquisition#Death_tolls]

      Penas de muerte ejecutadas durante el año del Terror en la Revolución Francesa (1793-94): 10000 a 40000 (si lo medimos en muertos por año es mayor que el dato anterior en unos tres órdenes de magnitud).
      [http://es.wikipedia.org/wiki/El_Terror#Valoraci.C3.B3n]

      Es sólo un indicio, pero parece confirmar la hipótesis.

      Pero yo no estaba hablando de eso, sino de que siempre que una ideología alcanza el poder, se abusa de él. No estaba comparando si unos abusan más y otros menos.

      Lord Aston lo dijo con otras palabras: "El poder corrompe".

      Eliminar
    4. Entiendo lo que quiere decir. Probablemente la opinión mayoritaria en Europa es la que usted dice, y ojalá tenga razón. Pero por mi parte no veo ninguna manera de interpretar al islam como una religión de paz; y no quería decirlo directamente para no ofender a nadie. Obviamente hay musulmanes que son buenas personas y que buscan a Dios a través del islam. Pero lamentablemente el problema es el islam, lo interpretes como lo interpretes, cosa que no se quiere ver probablemente por miedo.

      Eliminar
    5. Lo cual no excluye que el poder estatal (sea cual sea) use la fuerza y la religión y cualquier cosa para permanecer inalterado.

      Eliminar
    6. Para ver que el Islam puede interpretar el Corán de distintas maneras, basta citar al andalusí Muhammad Ibn Mussarra, partidario de una interpretación alegórica del Corán. Otra cosa es que después, con Almanzor y los almorávides, se impusiera el fundamentalismo en la España musulmana, lo que llevó a la destrucción de la biblioteca de Alhaquén II (más de 400.000 volúmenes).

      Eliminar
    7. Muhammad Ibn Mussarra, filósofo cordobés y hereje para la teología musulmana.

      Eliminar
    8. Sí, claro, fue declarado hereje por los fundamentalistas que le sucedieron.

      Es verdad, por otra parte, que hoy día el fundamentalismo islámico constituye una proporción muy alta del Islam, mientras que el fundamentalismo católico es una proporción muy baja del catolicismo.

      Eliminar
    9. Recomiendo el libro de Laurent Artur du Plessis, LA TERCERA GUERRA MUNDIAL HA COMENZADO. La primera edición en español es del 2005, y creo que la 1ª en francés es del 2002. El autor explicó cómo la crisis económica (que no había empezado cuando lo escribió) sería inevitable, así como el enfrentamiento del mundo islámico (por su propia naturaleza) contra Occidente a pesar de toda la diplomacia que trate de evitarlo. Desgraciadamente el tiempo le está dando la razón.

      Eliminar
  3. Muy interesante.

    Lamentablemente en México tenemos el mito de los Aztecas.
    Ha pasado buen tiempo de la conquista y la revolución y hay quien le sigue echando la culpa de todos los males del país a los españoles y a la iglesia.
    Supongo que es culpa de los profesores que le meten la idea a nuestros niños y de los que se casan con esas ideas sin buscar nuevas fuentes de conocimiento.

    Gracias por el artículo.

    ResponderEliminar