jueves, 5 de julio de 2018

La física, ¿ciencia o literatura?

The same post in English

Freeman Dyson, que propuso un sistema
para extraer energía de las estrellas

Se supone que la física es la más rigurosa de las ciencias experimentales, la más próxima a las matemáticas, que sirven de base fundamental a todas las ciencias. Sin embargo, algunos desarrollos recientes hacen dudar de ello. En otros artículos he hablado de algunos: las teorías del multiverso, los viajes en el tiempo, que suelen proporcionar titulares con gancho en los medios de comunicación, pero que no pueden considerarse teorías científicas, no porque no se puedan comprobar, sino porque es imposible demostrar que sean falsas.
Un artículo reciente publicado en la revista de alta divulgación Science News puede clasificarse dentro de este grupo, y en mi opinión añade leña al fuego, poniendo en peligro el prestigio de la física como ciencia rigurosa y convirtiéndola más bien en literatura de ciencia-ficción. Esta publicación hace referencia a un artículo recientemente publicado en arXiv, cuyo título es bastante significativo: La vida frente a la Energía Oscura: Cómo una Civilización Avanzada podría resistirse a la Expansión Acelerada del Universo. Este artículo ha sido clasificado en la categoría Cosmology and Nongalactic Astrophysics.

En primer lugar, hay que hacer constar que arXiv es actualmente el medio de mayor índice de impacto en la categoría de Cosmología, y que por tanto resulta dificilísimo publicar ahí. Al parecer, los responsables de este medio de difusión de información científica han decidido que este artículo tiene suficiente importancia como para que sea admisible su publicación.
¿De qué trata el artículo en cuestión? Veamos un breve resumen:
Expansión acelerada del universo
En 1998 se descubrieron indicios que podrían interpretarse en el sentido de que el universo parece estar en expansión acelerada. Para explicar este fenómeno, se resucitó la constante cosmológica de Einstein y se dio el nombre de Energía Oscura a la supuesta causa de su existencia. (El nombre quiere decir que no sabemos lo que es). Pues bien: el artículo en cuestión sostiene que una inteligencia extraterrestre muy avanzada podría oponerse a la expansión acelerada del universo recolectando estrellas de otras galaxias y trasladándolas a su propia galaxia, para evitar que dicha galaxia acabe quedándose sin estrellas, y por tanto sin energía.
El autor sostiene que su teoría puede comprobarse, porque podríamos detectar la actividad de dicha civilización extraterrestre si observamos ciertos indicios que indicarían que hay estrellas que salen de esa galaxia y se dirigen a otra diferente. Pero no se trata de que sea posible comprobar la teoría. El problema es que no se puede demostrar que sea falsa. Si no conseguimos detectar movimientos anómalos de estrellas, no podemos sacar la conclusión de que no existan esas civilizaciones extraterrestres avanzadísimas, o de que no puedan llegar a existir. Luego esta teoría no es científica.
Por otra parte, el argumento de este artículo parece un poco fútil. En realidad, si esos extraterrestres existieran e hicieran este esfuerzo para aumentar el número de estrellas de su galaxia, no les serviría de mucho, todo lo más para retrasar cierto tiempo el momento de su fin, pues la expansión acelerada del universo continuaría y las galaxias próximas a la suya dejarían de estar a su alcance. Conseguirían alargar la duración de su vida, pero al final la energía oscura saldría victoriosa, y esos super-seres imaginarios acabarían por extinguirse.
En cualquier caso, creo que puede afirmarse que este artículo proporciona un buen argumento para una novela de ciencia-ficción, pero nada más. En mi opinión, no es de recibo que se publique en la sección de Cosmología de arXiv, o que la revista Science News dedique un artículo a su divulgación. O sea: esto no es física, sino literatura. Hard science fiction, eso sí, porque contiene ecuaciones y gráficos, pero nada más.

Manuel Alfonseca

4 comentarios:

  1. Felicito al Profesor Alfonseca por este brillante artículo como siempre. Al final el problema consiste en que todas las disciplinas pueden caer en manos de intereses ideológicos, y de corrientes de moda, causando un gran desprestigio tanto a las ciencias naturales, como a las sociales. Incluso en disciplinas, que parecía ruigurosas, e inconmtestables. El problema es que cuando el hombre mete mano pasan estas cosas. De todas formas últimamente las revistas ya no son lo que eran. Espero con ansias su siguiente artículo.

    ResponderEliminar
  2. En los años 80 el escritor Frederick Pohl escribió la saga de novelas Pórtico, de gran éxito, en la que presentaba a una gran civilización escondida en el interior del agujero galáctico, tras su descubrimiento por los terrícolas les hacen saben que se esconden de otra civilización aún más avanzada que pretende detener la expansión universal y retrotraer el cosmos al punto cero y así lograr un nuevo universo más ¿espiritual? Yo diría que ¡radiactivo! Son ideas un tanto manidas a estas alturas.

    ResponderEliminar
  3. Magnífico como siempre, Manuel.

    Hace un par de noches estuve viendo uno de esos documentales del canal Historia sobre la "teoría de los antiguos astronautas" :-) Sí, esas criaturas avanzadísimas tecnológicamente que vinieron en el pasado a "darnos un empujoncito" cuando más lo necesitábamos (para construir las pirámides, para ayudar al pueblo de Israel a salir de Egipto y del desierto, para impedir un holocausto nuclear...) El artículo de Science News que hoy nos citas, su argumentación, parece calcada de los argumentos de estos "teóricos" iluminados. Alguien dijo que cuando uno deja de creer en Dios, empieza a creer en todo lo demás. Yo me pregunto si no es más enrevesado e ilógico postular que unas "civilizaciones avanzadas", con las que no hay modo humano de contactar, nos echan una mano para que todo vaya bien (ofreciéndonos los cálculos para construir pirámides eternas o quitando y poniendo estrellas donde haga falta), que pensar que existe una Fuerza espiritual origen de todo, que mantiene en orden el universo y ayuda al hombre, otorgándole inspiración en los momentos en que ésta es más necesaria...

    Pero, claro, Dios está muy visto... Lo de la "Civilización avanzada" mola mucho más, dónde va a parar. Como diría Homer Simpson: "De la nada hizo lo que quiso" :-)

    Besos, Manuel y gracias por compartir.

    ResponderEliminar
  4. Felicitaciones al Profesor Alfonseca por otro articulo maravilloso, ya me repito pero me da igual, sin duda hoy por hoy para sacar a Dios de la ecuación son capaces de inventar lo que sea.
    Totalmente de acuerdo con la Srta. Marquez, que por cierto tambien sigo su blog y espeor con ansia que saque otra publicacion.

    ResponderEliminar

Por favor, no ponga Anónimo como origen del comentario. Ponga cualquier nombre. Si todos pusieran Anónimo, no sabría si estoy hablando con una persona o con varias.