jueves, 31 de octubre de 2019

Manipulación mediática: los Premios Nobel y la religión


El Premio Nobel de Física de 2019 ha sido asignado a la cosmología, y dividido entre tres científicos: James Peebles, canadiense, que recibe la mitad del premio por sus trabajos teóricos; y Michel Mayor y Didier Queloz, que se han repartido la otra mitad por haber descubierto el primer planeta ajeno al sistema solar que gira alrededor de una estrella de la secuencia principal.
La teoría del Big Bang la propuso en 1931 George Lemaître, como consecuencia de la prolongación hacia el pasado de la ley de Hubble-Lemaître. En 1948, Ralph Alpher y Robert Herman predijeron que, si la teoría del Big Bang es correcta, debe existir una radiación cósmica de fondo con una temperatura próxima a 5 Kelvin. En 1965 Arno Penzias y Robert Wilson descubrieron la existencia de dicha radiación cósmica, cuya temperatura resultó ser próxima a 3 Kelvin. Ese mismo año, Robert Dicke, James Peebles y otros colaboradores razonaron que la radiación descubierta por Penzias y Wilson es precisamente la firma del Big Bang que habían predicho Alpher y Herman. Durante los años 70, Peebles fue uno de los principales cosmólogos teóricos que estudiaron el campo de la formación de las grandes estructuras cósmicas (galaxias y grupos de galaxias). Por estos trabajos se le ha concedido ahora el Premio Nobel.
La búsqueda de planetas ajenos al sistema solar, que se mueven alrededor de otras estrellas, se ha llevado a cabo durante buena parte del siglo XX, aunque todos los intentos iniciales fracasaron. El problema es que los planetas extrasolares están, desde nuestro punto de vista, demasiado cerca de sus estrellas, cuyo brillo los hace desaparecer. Para descubrirlos hay que recurrir a procedimientos indirectos, como la detección de cambios periódicos en la intensidad de la luz de la estrella, que disminuye cuando el planeta pasa por delante de ella y aumenta cuando no lo está. También es posible localizar la existencia de un planeta detectando movimientos periódicos de la propia estrella, puesto que el foco alrededor del cual giran planeta y estrella no coincide con el centro de la estrella y se aparta tanto más del centro cuanto más grande y cercano sea el planeta que provoca la oscilación.
El círculo rojo muestra la posición de 51 Pegasi
La primera confirmación del descubrimiento de planetas extrasolares tuvo lugar en 1992. Son planetas que giran alrededor de un púlsar (una estrella de neutrones). Tres años después, en 1995, Mayor y Queloz descubrieron el primer planeta que gira alrededor de una estrella ordinaria, que como nuestro sol se encuentra todavía en la secuencia principal. Se trata de 51 Pegasi, una estrella de quinta magnitud situada a unos 50 años-luz de nosotros. Este descubrimiento les ha valido el Premio Nobel de Física de 2019.
Cuando el 10 de octubre de 2019 se hizo público el nombre de los receptores del Premio, el diario El País se apresuró a publicar sendas entrevistas con dos de los premiados. El 11 de octubre publicó la de Michel Mayor, a la que asignó el siguiente títular:
No hay sitio para Dios en el Universo
Veamos la parte de la entrevista que dio lugar a esa afirmación tan rotunda:
Pregunta del entrevistador: Giordano Bruno, que fue quemado por la Iglesia en el siglo XVII, propuso que hay muchos otros sistemas solares en el universo, lo que no encaja con el relato cristiano de la creación ¿Cuál es el sitio de Dios en el universo?
Contestación de Michel Mayor: La visión religiosa dice que Dios decidió que solo hubiese vida aquí, en la Tierra, y la creó. Los hechos científicos dicen que la vida es un proceso natural. Yo creo que la única respuesta es investigar y encontrar la respuesta, pero para mí no hay sitio para Dios en el universo.
Parece sorprendente que una persona que acaba de recibir el Premio Nobel demuestre hasta ese punto su ignorancia. La idea de que no haya otros astros habitados además de la Tierra no se debe a los dogmas de ninguna religión, sino que era consecuencia de la cosmología Ptolemaica, o sea, de la ciencia. Si es esa la razón de la afirmación atea de Mayor al final del párrafo, está totalmente equivocada. Demuestra además que no conoce la historia de la cosmología, ciencia a la que se supone que se dedica; que no ha investigado suficientemente la cuestión. Algo indigno de un científico.
Pero veamos la otra entrevista, la que publicó El País con James Peebles, en la que el entrevistador, como no podía ser menos, sacó también a relucir el tema de la religión. Esta es la contestación de Peebles:
Si me pregunta cuál es la influencia de la religión en mi trabajo, yo diría que la religión no tiene nada que decirnos. Pero también diría que nosotros no tenemos nada que decirle a la religión. Son ámbitos diferentes y mucha gente se siente cómoda con eso.
De donde se deduce que Peebles piensa que ciencia y religión son compatibles entre sí, aunque independientes. Sin embargo, el titular que puso El País a esta entrevista fue el siguiente:
La religión no tiene nada que decirme sobre mi trabajo
Al sacar de contexto un trozo de la contestación de Peebles, le hace parecer ateo y decir lo contrario de lo que dijo.
La elección por El País de los titulares principales de las dos entrevistas es tendenciosa (los dos entrevistados hablan de muchas más cosas, aparte de religión). Además tergiversa, porque en uno de los casos se manipulan las palabras del entrevistado. Se trata, en fin, de un ejemplo clarísimo del famoso aforismo periodístico:
No dejes que la realidad te estropee un buen titular
Teniendo en cuenta que muchos lectores sólo leen los titulares sin entrar en el texto de las noticias, manipular los titulares puede ser una forma de engañar al lector. 

Hilo Ciencia y Fe: Anterior Siguiente
Hilo Ciencia y Ateísmo: Anterior Siguiente
Manuel Alfonseca

18 comentarios:

  1. Estoy de acuerdo Manuel, muchas gracias por tu artículo.

    Desde mi punto de vista, hay una persecución hacia las religiones por ciertos colectivos, y la ciencia no es mas que otro argumento para atacarlas.

    Tener sentimiento religioso o carecer de él es, en mi opinión, algo inherente al individuo y que no tiene nada que ver con sus conocimientos o el uso de la razón. Razón y fé son perfectamente compatibles puesto que, creo, el método científico nunca podrá resolver ciertas preguntas como por ejemplo: ¿Por qué existe algo y no nada? ¿Como nace la conciencia?

    Con respecto a los titulares, podría dar muchos argumentos que expresarían mi gran desagrado contra ellos y contra toda forma de publicidad o propaganda, especialmente en estas fechas electorales, pero creo que ya se sale un poco de contexto.

    Gracias de nuevo y un saludo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uff. Persecución, victimismo, Nerón y los leones, ... Me satura este argumento entorno a la religión. Avancemos.

      Respecto al segundo párrafo. Estoy 100% de acuerdo. Mientras fé y ciencia se mantengan en sus ámbitos, ambas son compatibles y válidas. En cuanto una de ellas se intenta utilizar en el ámbito de la otra, la cosa falla.

      Respecto a los titulares, no puedo estar más de acuerdo.

      Eliminar
    2. Efectivamente, Don Eduardo. La Ciencia explica los fenómenos naturales mediante datos empíricos, mientras que hay hechos que no puede explicar. Y ahí es dónde se observa que la mente humana no es tan inteligente como pretende ser y no puede hallar respuesta a todo, mientras que Díos puede. Y se es capaz de sentir y ver en los Milagros del mundo si miramos desde lo más profundo de nuestro ser. Por este motivo,Dios y Ciencia son compatibles. Las afirmaciones opuestas solo muestran la prepotencia de quien las declara. No recuerdo que filosofo dijo que al llamarnos a nosotros mismos "Homo Sapiens Sapiens", éramos la única especie del mundo que se autoproclamaba sabia dos veces.
      El Dr. Fonseca una vez más escribe un excelente artículo donde además muestra como los medios de comunicación tergiversan las palabras de otros mediante sus titulares, de forma que inducen a que ciertos lectores crean en las convicciones del periódico y no en las suyas propias.
      Finalmente, no hay pasaje alguno en el Nuevo Testamento que diga que somos la única especie del Universo. Jesucristo habla de amor y paz de que todos somos hijos de Dios sin especificar, por lo que puede haber creado galaxias y vida en ellos perfectamente. Los tiempos de "La Tierra como centro del Universo" ya pasaron y fueron dichos por personas que interpretaron la Biblia a su manera, como los crueles ignorantes de la época de la Inquisición ya obsoleta. Aunque parece que ahora a quien se persigue,aunque no de forma tan drástica, es a los Cristianos.
      Gracias por invitarme a este grupo de Ciencia. Un abrazo
      Mariola





      Eliminar
  2. ESte es el periodismo que tenemos. Les importa poco o nada lo que tenga que decir en rigor sobre su trabajo, los científicos, persiguen el amarillismo y la controversia parvularia. Nos asola un infantilismo de proporciones desconocidas, el periodismo peor que la ciencia.

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias, como siempre, por los comentarios y reflexiones tan atinads.
    Recientemente he descubierto dos interacciones bastante antiguas entre la religion y el avance de la humanidad. La primera es que el descubrimiento del los complejos megaliticos de Gobekli Tepe en el sureste de Turquia no solo ponen de manifiesto que los templos son anteriores a las ciudades sino que, probablemente la religion catalizó la aparicion de la agricultura (https://www.youtube.com/watch?v=FXf6M21WhUg&t=2409s)
    De otro lado, el origen del alfabeto tiene que ver con el esfuerzo de unos semitas que trabajaban para los egipcios en el sinai y querian honrar a sus dioses como lo hacian los egipcios, pero que eran tan poco refinadso que tuvieron que simplificar la escritura jeroglifica (https://www.youtube.com/watch?v=6BNHIbueMhk&t=774s)
    La influencia de la Iglesia medieval en la transmision del saber, la mejora de la agricultura, las artes, la arquitectura, la invencion de la universidad, las bases de la ciencia etc. es obvio y cada vez mas reconocido.

    ResponderEliminar
  4. ¿El País?
    Un simple panfleto de propaganda mundialista y materialista, a esa gente ni nombrarlos, que es darles publicidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por considerar no han considerado ni Teruel Existe en sus sondeos de 40dB, que obviamente sí que va a obtener escaño.
      A este paso uno ya casi solo puede fiarse de GAD3 y Electomanía.

      Eliminar
  5. Al respecto de los premios Nobel concedidos no me parece que "buscar planetas" con equipos de personas, medios e instituciones del más alto nivel mundial tenga tanta importancia para un premio, por ahora, de relevancia.
    No sabemos como esta gente ha llegado allí pero en el mundo actual es de temer lo peor, e incluso que una vez "de director" lo único que hacen es aprovecharse del trabajo del equipo y "becarios", que es lo más frecuente.
    Basta comprobar la cultura de estos individuos para comprender que su nivel intelectual no es precisamente alto y que personas así no pueden tener ninguna idea provechosa ni ser destacables en la humanidad.
    En fin, lo de siempre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sobre los criterios para conceder premios Nobel y la edad de quienes los reciben estoy preparando otro artículo que saldrá, probablemente, en diciembre.

      Eliminar
    2. Muy interesante, quedo a la espera

      Eliminar
    3. Exacto JL el tipo de afirmación tan arrogante de ese "Nobel" constata su ignorancia, porque Dios y Ciencia son perfectamente compatibles, por mi comentario principal muestro mi razonamiento a ese respecto.
      Por otra parte, cierto es que algunos Directores de Proyectos se apropian de las ideas de sus doctorandos y lo digo categóricamente porque es lo que a mí me sucedió. Voy a aprovechar tu mención y relatar un trocito de mi historia tras mi Licenciatura. Durante mi primer año de Investigación el Jefe de mi Departamento "sacó" un artículo de mi trabajo y no puso siquiera mi nombre en él. Tuve que protestar en la Universidad de forma que, durante los años siguientes sí me incluyesen en cuatro artículos posteriores. Al terminar, parte de mis trabajos quedaron en el ordenador de la Universidad y el próximo doctorando los continuó aportando sus novedades, porque así avanza la Ciencia. Unos años más tarde y tras "tropecientos" artículos basados en ellos mi nombre apenas sale en referencias bibliográficas o agradecimientos al final. Pero el Director sí que está el primero en la autoría de dichos artículos. Oh, y por protestar hizo unas llamadas de modo que no me contratasen en otras Universidades donde él tenía amistad y dónde no, me difamó. Naturalmente, siempre se cree a un catedrático veterano antes que a una novata. A esto le añado que mi proyecto era una nimiedad, no como las importantes investigaciones de las que trata el artículo del Doctor Fonseca. Puestos a ganar un Nobel, me puedo imaginar cuantos becarios anónimos habrán sido explotados mientras que otros se habrán llevado el mérito. Indignante.
      Saludos. Mariola.

      Eliminar
    4. Saludos Mariola,
      Es una absoluta vergüenza lo que está sucediendo; siento que te haya ocurrido pero es algo que está sucediendo continuamente y no puede ser de otro modo en la sociedad que estamos viviendo y en concreto en el campo científico, donde prima la publicación a toda costa y la generación de ideas, de cualquier idea, que ya un científico mayor no tiene pero sí puede captar de un joven, que por desgracia suele estar bajo su supervisión.

      Por ello esto de los premios para corporaciones de investigación, ya sean estatales o empresariales, dirigidas por científicos veteranos que realmente no se sabe por qué están ocupando esos puestos directivos, pero que son los que firman como primeros espadas cuando llegan los resultados, no son en absoluto de fiar; bueno, en realidad se puede asegurar en un elevado tanto por ciento que los méritos y todo el trabajo es de otros.

      La ciencia se ha transformado en una empresa colectiva donde prima más la política que los conocimientos, salvo raras excepciones como puede ser la matemática pura que casi por fuerza es un hecho individual aunque pueda basarse en resultados de otros, pero también conocidos y con méritos contrastados, pero en todo caso es mejor guardar tu trabajo; piensa que A. Wiles cuando estaba trabajando en la demostración de teorema de Fermat lo ocultaba a todos, sobre todo sus avances; no te puedes fiar de nadie. Lo demás, es más cuestión de dinero y poder que de otra cosa, y por desgracia tú lo sabes bien.

      No te desanimes pero procura todo lo que hagas registrarlo previamente y siempre que trabajes para un equipo seguir estrictamente las directrices directivas, cuidado con aportar novedad o ideas transversales, que te serán sustraídas con seguridad. Tu originalidad es tuya y de nadie más.

      Saludos,
      José Luis González

      Eliminar
  6. "La religión tiene un papel social muy importante en muchos países, especialmente en los pobres, dando a la gente un sentido de dignidad compartida y propósito. Me parece bastante ridículo que un puñado de varones anglosajones blancos afirmen desde su superioridad académica que todo eso es inútil sin ofrecer nada constructivo a cambio. Afortunadamente, este tipo de superateísmo está en decadencia, como debe ser". "Los humanos no somos criaturas puramente racionales, deductivas. No tenemos una única dimensión. Tenemos dudas, sentimientos fuertes, aspiraciones, sueños, preguntas sobre el sentido, sobre el valor. La ciencia es parte de lo que llamo el trípode existencial de la humanidad, que incluye la filosofía y la religión. Son muy diferentes en su naturaleza y sirven a objetivos distintos.
    » Sin embargo, sería estúpido y, francamente, empobrecedor, reducir nuestra humanidad a una relación con la naturaleza y nuestras preguntas existenciales meramente científica y empírica. Algunas personas pueden inclinarse más hacia uno u otro de estos tres pilares, y esos es una decisión personal.
    » Sin embargo, debemos entender también que la ciencia queda como la mejor forma de relacionarnos cuantitativamente con la naturaleza y sus fenómenos. Es solo que, para muchas personas, hay otras formas de relación y los científicos no deberían tener la arrogancia de pensar que su camino es el único. Por otro lado, la religión sirve a su propósito, y este no incluye una descripción cuantitativa de la naturaleza".

    Marcelo Gleiser, agnóstico, brasileño, físico teórico y último ganador del Premio Templeton.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encanta lo de la "descripción cuantitativa de la naturaleza". Es una dialéctica realmente ingeniosa para arrinconar a la ciencia y dar más espacio a la religión.

      Eliminar
  7. https://www.youtube.com/watch?v=GoSbdo-lIIA 15:35
    Este Físico critica el ateismo, en base al concepto probabilístico que describe en el vídeo.
    Creo que merece la pena echarle un vistazo, aunque el teorema de Bayes en sí mismo se enseña siempre en estadística.

    ResponderEliminar
  8. "....pero para mí no hay sitio para Dios en el universo."

    Esta frase lleva implícita una acepción sobre el término "Dios" de la persona que lo escribe. Cual es esta acepción? Se debería definir por anbticipado que entiende cada uno sobre el término "Dios" cuando lo menciona o lo nombra?.

    En estos momentos el término "Dios" esta muy gastado o muy manido.

    Sería interesante disponer de alguna de las definiciones o acepciones sobre el termino "Dios" utilizadas por autores o instituciones más relevantes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En este concepto, la palabra "Dios" se refiere evidentemente a un creador trascendente del universo.

      Eliminar

Por favor, no ponga Anónimo o Unknown como origen del comentario. Ponga cualquier nombre, o al menos diga dentro del texto de quién se trata (no tiene que ser su nombre y apellidos). Si todos pusieran Anónimo o Unknown, no sabría si estoy hablando con una persona o con varias.
Sea lo más conciso que le sea posible. Los comentarios no deben competir en longitud con el artículo.