jueves, 28 de junio de 2018

Cuándo es buena una novela histórica


Batalla de Borodino, por Louis-François Lejeune
En el artículo anterior mencioné Guerra y Paz de León Tolstói, como ejemplo paradigmático de la buena novela histórica. En mi opinión, las tres reglas de oro para escribir buenas novelas históricas son las siguientes:
1.      Los personajes principales son ficticios: En el caso de Guerra y Paz esos personajes son Pierre, Natacha, el príncipe Andrés y sus familiares, amigos y cónyuges.
2.      Los personajes reales son secundarios: En Guerra y Paz los personajes reales son Napoleón, Alejandro I de Rusia y el general Kutúzov. Estos personajes actúan en la novela exactamente igual que lo hicieron en realidad. Respecto a ellos, no se inventan hechos, se interpretan.
3.      Las vidas de ambos grupos de personajes se entrelazan perfectamente.

Jardín de los monstruos de Bomarzo
En contraposición, consideremos otra novela histórica famosa: Bomarzo, del escritor argentino Manuel Mujica Láinez. Está muy bien escrita y presenta un cuadro excelente del renacimiento italiano, pero no cumple las reglas de oro. El personaje principal y narrador, el duque de Bomarzo, existió de verdad. Al presentarlo como si hubiese sido un monstruo de maldad, algo que no está demostrado por los datos históricos, el autor comete, en mi opinión, algo que no está muy lejos de un libelo. A partir de la publicación de este libro, el duque de Bomarzo, que era casi desconocido para el público, se ha transformado en un personaje famoso, dotado con las características que le asigna la novela, que no son nada halagüeñas y que no sabemos si se ajustan a la realidad.
Voy a tomarme la libertad de hablar de mis propias obras. Aparte de algunas novelas de ciencia-ficción, que al introducir viajes en el tiempo pueden clasificarse a la vez como novelas históricas (esto ocurre siempre que se realizan viajes imaginarios hacia el pasado), soy autor de ocho novelas históricas propiamente dichas. Comentaré algunas:
·         En mi novela prehistórica El agua de la vida tuve una libertad absoluta, porque al ocurrir en un tiempo y lugar indeterminado, anterior a la historia escrita, no hay en el libro personajes reales.
·         La herencia del Rey Escorpión tiene lugar justo antes del reinado de Manes, primer faraón de la primera dinastía en el Antiguo Egipto. El protagonista es el faraón, que para la historia es prácticamente desconocido, más aun a la edad en la que yo le presento, por lo que he tenido que inventarlo casi todo.
·         El sello de Eolo es la primera parte de mi trilogía hispano-romana. Esta novela sigue a rajatabla las reglas de oro. Los protagonistas principales, Flavio Eolio y Zenobia (o Zabbai) son inventados, como los personajes secundarios que les rodean más de cerca. Participan también algunos personajes históricos, como el emperador Marco Aurelio, su “hermano” y co-emperador Lucio Vero, y el legado Avidio Casio, pero son secundarios y hacen exactamente lo mismo que hicieron en la realidad. Incluso las palabras puestas en boca de Marco Aurelio son realmente palabras suyas, pues las saqué de su libro Soliloquios.
·         La tabla esmeralda es la segunda parte de mi trilogía hispano-romana. En esta novela, que tiene lugar noventa años después de la anterior, los personajes principales son los hermanos Meriem y Lucio Eolio, biznietos de los protagonistas de El sello de Eolo. El personaje histórico más importante es el César Galieno, uno de los emperadores más interesantes del turbulento siglo III. Aunque me he tomado la libertad de apuntar un idilio entre Galieno y mi protagonista, como dicho idilio no llega a realizarse, no hay tergiversación histórica.
·         Mano Escondida es una novela histórica ambientada en la última década del siglo XVII, cuando en España reinaba Carlos II. Los dos protagonistas, Emiliano Ruiz y la india Tekasasí, son ficticios. Personajes reales hay dos: el científico Isaac Newton y el capitán William Kidd (el famoso pirata), y ambos son secundarios, de modo que esta novela cumple también a rajatabla las reglas de oro.
·         El rubí del Ganges, con la que gané el Premio Lazarillo, tiene lugar durante la rebelión de los cipayos en la India británica, en 1857. También esta novela cumple las reglas de oro, pues tanto el santón Svapiti, como los dos niños, como el propio rubí, son personajes inventados, mientras los personajes reales (como la maharaní de Jansi) desempeñan un papel secundario.


Manuel Alfonseca

5 comentarios:

  1. Hola.
    Felicito al autor de este artículo como siempre. Ayer estuve en la presentación de la cuarta reimpresión de "María Tudor: La Reina Olvidada". Ciertamente el influjo de la novela histórica es tan importante, y decisivo, que ahora se está imitando por parte de los historiadores a parte de que sea riguroso se busca que este bien escrito. Yo debo reconocer, que igual que Ranke con Scott pese a los errores históricos. Me hice historiador gracias a la novela histórica. Particularmente el autor sabe de mi amor por el Péplum las novelas ambientadas en el mundo antiguo, porque es tan parecido este periodo a esos tiempos. De hecho me encantaría escribir un artículo sobre el mismo. El problema del novelista ya lo ha contado Alfonseca, pero además debe evitar los juicios de valor y anacronismo, y sino puede hacerlo al menos que diga que eso fue una licencia artística. Esto hace Chateaubriand con "Los mártires". En algunos casos aunque lo refieren el fallo canta mucho por ejemplo el autor Angus Donaldsiente fascinación por el paganismo en la que crea un Robin Hood mafioso, ultraviolento, y pagano. En el primer libro, sabiendo que no había paganismo el autor hace que Robin haga un sacrificio a Cernunos (el peor paganismo existente) el autor sentía fascinación por la brujería. En otras entregas por ejemplo hace que a Robin Hood le juzgue la inquisición, cuando se crea en el siglo XIII. Conn Iggulden por ejemplo en su primera novela de Gengis Kahn cambía hechos, y los nombres de algún personaje porque son difíciles de pronunciar. Yo recomiendo lo que hace Jesús Sánchez Adalid (por desgracia no lo hizo en su última novela "El Papa Sirio"). Un apéndice, para hablar de las cuestiones más controvertidas de la novela. También sería muy interesante un Dramatis Personae indicando, que personajes son históricos, y cuales no.
    Nada más felicito al autor por su brillante artículo, y espero con impaciencia su siguiente artículo :-).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se me olvido una cosa he leído casi todas las novelas del autor de este artículo y me encantan las recomiendo a todas las personas que lean este blog no se arrepentirán.

      Eliminar
  2. Hola,
    yo también he sido un gran lector de novela histórica, aunque ahora casi no leo este tipo de libros. Y la razón está en la novela "El Puente de Alcántara" que leí hace años. Uno de los capítulos trata sobre el asedio de Barbastro, y narra como cayó la que era considerada una plaza invencible. La textura de la narración de este capítulo me dejó impresionado y, de alguna manera, era muy distinta a la del resto del libro. Inevstigué un poco y encontré el motivo. Igual que en los master de negocios se usan siempre casos reales para enseñar a los alumnos, porque en un caso inventado es muy fácil encontrar contradicciones, el capítulo al que me refiero era reflejo de la crónica del historiador árabe que estaba en la Fortaleza en el momento del asedio. Es decir, lo mejor de libro era historia...

    Luis

    ResponderEliminar
  3. Apreciado compañero Manuel Alfonseca...Cuánto aprecio vuestros escritos científicos, anteriores a éste articulo no he logrado leerlos y responderlos como lo he hecho en varias ocasiones...pero son motivos ajenos a mi voluntad...espero que los lectores de ayer y de hoy sigan tus vibrantes escritos y el aprecio a vuestro TALENTO lo conservemos siempre. Un abrazo Gigante, Atte, Geron T. Ramos C.

    ResponderEliminar
  4. Tarde, pero quiero felicitar al Profesor Alfonseca por otro maravilloso articulo.
    Aquí otro mas aficionado a la Novela Histórica.
    En lo personal añado dos trilogías del mismo autor, Santiago Posteguillo, una sobre Escipion y la otra sobre Trajano, que si bien quedarían fuera de la categoria que usted propone de buena novela historica, ya que relata los hechos desde el punto de vista protagonico de los personajes historicos, amen de añadir algunas licencias (siempre ciñéndose al suceso historico real), sin embargo son Novelas muy bien redactadas y que relatan con gran precision los hechois historicos reales,ademas de describir con gran detalle el mundo Romano.

    Otra serie de Novelas, la cual aqui ya dudo si entraria en su categoria, es la serie Outlander de Diana Gabaldon.

    Relata la historia de una mujer de 1945 que viaja a la escocia de 1745 en pleno levantamiento Jacobita, la cual termina enamorandose de un Haighlander escoces. Las novelas siguen la trama de esta pareja, la cual en su lucha para sobrevivir y salvar al mayor numero de gente posible se relacionan con los grandes personajes de la Historia como es Carlos Estuardo o el Rey Luis de Francia, la historia (la cual esta todavia en continuacion llega hasta este momento a la revolucion americana)
    En esta novela tambien aborda los viajes en el tiempo desde un punto de vista fisico, y sobre la incompatibilidad de cambiar el pasado a raiz de esto surgen cuestiones teologicas como es la predestinacion que alegan los anglicanos y el libre albedrio de los catolicos, altamente recomendable, por supuesto la novela es de tipo romantico pero para mi es de las mejores series que he leido.

    ResponderEliminar

Por favor, no ponga Anónimo o Unknown como origen del comentario. Ponga cualquier nombre, o al menos diga dentro del texto de quién se trata (no tiene que ser su nombre y apellidos). Si todos pusieran Anónimo o Unknown, no sabría si estoy hablando con una persona o con varias.