miércoles, 10 de septiembre de 2014

El quinto nivel de la evolución

La teoría de la evolución está muy bien establecida por la evidencia científica, pero dista mucho de explicarlo todo. Quedan pendientes algunos enigmas, cuya resolución no parece que vaya a ser inmediata. Por ejemplo:
·         El origen de la vida. No tenemos una idea clara de cómo, cuándo y dónde sucedió. Hay muchas teorías, pero ninguna se ha comprobado. Lo que es peor, es muy difícil que sea posible comprobarlas, porque el origen de la vida, más que un hecho científico, es un hecho histórico. Para verificarlo, no basta con reproducirlo en el laboratorio, es necesario encontrar pruebas documentales de que fue así como ocurrió, y no de otra manera. Es muy probable que dichas pruebas sean imposibles de encontrar, porque seguramente se han perdido todos los rastros paleontológicos del origen de la vida.
Los medios de comunicación saludan cada pequeño avance en este campo (como la reciente inserción de un cromosoma fabricado artificialmente en una célula de levadura) como si estuviésemos a punto de conseguir crear vida en el laboratorio. En realidad, estamos muy lejos de hacerlo. Para ello sería necesario mezclar un conjunto de moléculas artificiales (proteínas y ácidos nucleicos), introducirlas dentro de una membrana lípido-proteica, y conseguir que lo que salga de ahí esté vivo, que no sea un cadáver de célula. El último paso es el más difícil, porque en realidad aún no sabemos lo que es la vida.
·         El misterio del cambio de nivel. A lo largo de la historia de la vida en la Tierra, los seres vivos han pasado por varios niveles sucesivos:
1.      La evolución química de las proteínas y ácidos nucleicos, que podría considerarse el primer nivel de la vida. Los virus actuales podrían considerarse parte de este nivel.
2.      Las células más sencillas (procariotas), bacterias y arqueas, que constituyen el segundo nivel de la vida.
3.      Las células más complejas (eucariotas), formadas por la agregación de muchas células más sencillas (mitocondrias y cloroplastos) dentro de una célula más grande, que pertenece al tercer nivel de la vida.
4.      Los seres pluricelulares (plantas, hongos y animales), formados por muchas células eucariotas (a veces billones): el cuarto nivel de la vida.
5.      Las sociedades de seres pluricelulares (políperos, colmenas, hormigueros, termiteros), que pueden considerarse como individuos incipientes del quinto nivel de la vida.

El problema es que la teoría de la evolución no tiene actualmente una explicación válida para la aparición de un nivel nuevo. La selección natural parece fomentar el egoísmo (el objetivo es que tus propios genes sobrevivan en la próxima generación). Sin embargo, el cambio de nivel es un triunfo del altruismo: una célula no cancerosa de un ser pluricelular está dispuesta a morir, si lo exige el bien del individuo del nivel superior. ¿Cómo puede ocurrir esto en un entorno que favorece el egoísmo? Hasta ahora, el cambio de nivel ha tenido como consecuencia la renuncia a la reproducción por parte de la mayoría de los individuos del nivel inferior que se unen para constituir un individuo único.
·        ¿Es el hombre un animal más? Muchos biólogos dicen que sí, pero algunos sostienen que debería considerarse, nada menos, como un reino. ¿Existen puntos críticos en la evolución? Todo parece indicar que entre el chimpancé y el hombre se ha atravesado uno de esos puntos críticos. Al fin y al cabo, el hombre estudia al chimpancé, el chimpancé no estudia al hombre. Con Homo sapiens hemos rebasado el umbral de un nuevo tipo de evolución, la evolución cultural, que se lleva a cabo siguiendo reglas parecidas a las de la evolución genética, pero no siempre las mismas.


·         ¿La evolución tiene alguna dirección? De nuevo muchos biólogos lo niegan, pero la realidad se les opone. Si medimos la cantidad de información disponible para cada ser vivo a lo largo de la historia de la vida, podemos constatar un aumento constante. Dicha información fue al principio sólo genética. En los animales apareció una forma nueva de almacenarla, el sistema nervioso. Finalmente, con el hombre y sólo con el hombre, apareció la información cultural (primero escrita, luego digital). La sociedad humana parece estar construyendo, desde hace unas décadas, un nuevo super-organismo, en el que el papel del sistema nervioso lo representa Internet. Sin embargo, ese sistema nervioso aún no tiene cabeza. ¿Significa eso que vamos hacia el quinto nivel de la evolución?
El libro El quinto nivel de la evolución intenta responder a la última pregunta y sostiene que dicho quinto nivel ni siquiera es una elucubración moderna, sino que, de algún modo, se conoce desde hace dos mil años.
Este libro fue contratado por la editorial Punto de Vista Editores para su publicación en formato electrónico, e incluso llegó a anunciarse en su blog con una entrada muy parecida a ésta. Pero en vísperas de la publicación, el director de la editorial me llamó para comunicarme que habían decidido cancelar el contrato y no publicar el libro, porque no están de acuerdo con mis ideas. Si queréis saber cuáles son esas ideas con las que discrepan, basta leer los dos últimos capítulos. 
El libro está disponible:
·         En papel, en la edición de 2005, en Amazon o contactando al autor.
·         En versión electrónica actualizada, edición de 2014:
o   Enformato epub.
Manuel Alfonseca

3 comentarios:

  1. Vaya, siento que cancelasen la publicación. A mí es un libro que me encantó y creo que aclara muchas cosas.

    ResponderEliminar
  2. Tengo desde hace años, muchas de las mismas preocupaciones e ideas que Ud. manifiesta en esta obrita y que me consta que ha sido preocupación anterior de muchas otras personas y personalidades. Yo tengo escritos decenas de páginas sobre estos temas que también quiero compartir y divulgar antes de abandonar este mundo. No creo que alcancen solo los 5 Niveles que Ud. ha mencionado, pero si está dispuesto a participar en una obra colectiva y esencialmente anónima, con las herramientas informáticas que Ud. maneja, creo que podemos prescindir de la editorial. Unámonos. El espacio que disponemos aquí sería completamente insuficiente para resumir lo que tantos han pensado sobre este tema, pero voy a adelantar una parte o extracto de uno de mis escritos inconclusos, para animarlo.
    El Origen de la Vida antes de la Célula
    Desde el triunfo de la Teoría Celular de la Vida de Schleiden y Schwann (1839), la vida quedó asociada al estudio de las plantas y de los animales y poco después a la de los microorganismos unicelulares y pluricelulares. En su momento, saber que todas las formas vivientes conocidas estaban formadas básicamente por células, fue un gran paso en el conocimiento, pero ahora, casi 200 años después, quizá no deberíamos quedarnos estancados y conformes con este planteamiento (Ver Oparin 1922 y Abiogénesis).
    Concepto de vida
    La mayoría de los científicos asumen la hipótesis de que la vida surgió en última instancia de la materia inerte, no sabemos dónde, no sabemos cómo, no sabemos cuando, pero paradójicamente, esta materia inerte/no viva, encierra y posee el potencial germen de la vida (que contradice la afirmación de Virchow “ Omnia célula ex célula”.
    Cualquiera que haya estudiado las complejidades de las estructuras y vías metabólicas subcelulares de cualquier célula procariota, pondría en duda que la primera célula haya surgido sin una previa evolución de sus “inertes” elementos constituyentes.
    La vida se puede redefinir con criterios Físicos-Termodinámicos:
    “Todo lo que autónomamente; (aunque sea a expensas de su medio)
    Crece (aumenta la magnitud (tamaño) o el número de sus elementos) y/o
    Se reorganiza (cambia el diseño o calidad de sus componentes) y
    Logra una entropía negativa sostenible, , , es un proceso vital.
    No sabemos si los átomos “químicos” han existido siempre o se formaron en algún momento, pero si cada especie de átomo surgió del campo etéreo al que a veces llamamos vacío, entonces esta re-organización de la energía del campo cósmico y la replicación casi hasta el infinito de cada tipo de átomo, tiene toda la pinta de ser un proceso vital de la ¿materia inerte? a escala universal. MM
    Según el anterior criterio, la mayoría de las reacciones químio-sintéticas (anabólicas), aunque fueren llevadas a cabo en el aire o en los líquidos fuera de las células, o incluso en los gases y/o en partículas de lejanas nebulosas, podrían ser candidatas a ser procesos vitales (siempre que las condiciones del entorno aporten de forma sostenida la energía necesaria para los mismos). Este “anabolismo extracelular” sería como la actividad metabólica vital del ser universal, y puede haber existido y evolucionado abióticamente y puede haber estado ocurriendo en las profundidades o en la superficie de nuestro planeta mucho antes de que esta se solidificara, hace aproximadamente unos 4000 millones de años, por lo que de ser así, difícilmente tenga un registro fósil. MM

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario abre tantos campos de discusión, que va a ser difícil discutirlo aquí. Creo que será mejor que continuemos "off-line".

      Eliminar