jueves, 9 de octubre de 2014

60 preguntas sobre ciencia y fe respondidas por 26 profesores de Universidad

Frente a la idea generalizada de que ciencia y fe son incompatibles, los 26 autores de este libro de la Editorial Stella Maris ofrecen una lectura diferente: despojan a los conocimientos científicos de la capa ideológica con que el materialismo los ha ido recubriendo desde el siglo XVIII, para dejar clara la necesidad de colaboración entre ciencia, razón y fe para ampliar el ámbito de nuestro conocimiento.
Más allá del significado que puedan poseer las convicciones particulares de cada especialista, hay un hecho significativo que podemos tomar como punto de partida: el siglo XX y lo que llevamos del XXI ha asistido al fracaso de las predicciones decimonónicas relativas a la muerte de Dios y el fin inminente de la religión, especialmente la predicción positivista de que el pensamiento religioso moriría a manos de la ciencia. Se puede afirmar que el escenario positivista de la muerte de la religión a manos de la ciencia, ni se ha cumplido, ni lleva visos de cumplirse. Y no se ha cumplido porque estaba equivocado.
El objetivo de este libro es contribuir a la limpieza y rehabilitación de la parte del pensamiento fronteriza entre ciencia y fe, que ha sido devastada por un cientificismo que no supo entender, ni la teología, ni la propia ciencia. Para ello, las sesenta preguntas que contiene el libro se agrupan temáticamente en diez subdivisiones:

[1]               Cuestiones fundamentales: ¿Tiene límites la ciencia? ¿Es igual para todas las ciencias o existen diferencias? ¿Qué le debe la ciencia a la cultura cristiana? ¿Por qué es necesaria la fe si existen pruebas de la existencia de Dios? ¿O acaso, como afirman los ateos, Dios es una hipótesis innecesaria? ¿Es la ciencia un estadio más avanzado de conocimiento que ha superado el estadio "infantil" de la fe religiosa? ¿Es adecuado el esquema positivista de la historia, que pasaría de un estadio religioso a un estadio científico? ¿Puede la ciencia elaborar su propia cosmovisión y sustituir a la filosofía? ¿Puede darse un conocimiento científico de Dios?
[2]               El desencuentro entre ciencia y fe a lo largo de la historia: argumentos principales del materialismo: ¿Puede haber convergencia entre lo que averigua la ciencia y lo que sabemos por otros medios acerca de Dios o, por el contrario, la ciencia puede dar respuesta a todas las preguntas del hombre, marginando a Dios? ¿Se ha opuesto la Iglesia Católica sistemáticamente a la ciencia? ¿Cómo llega este debate a los medios de comunicación? ¿Todo es materia, como afirman los materialistas? ¿Ha quedado obsoleta la noción de alma? ¿Cómo enfoca la ciencia contemporánea el problema del mal?
[3]               La evolución: ¿Es ateo el darwinismo? ¿Son compatibles creación y evolución, azar y diseño? ¿Qué es el diseño inteligente, una doctrina científica o una propuesta religiosa? ¿Qué se sabe sobre el origen de la vida y sobre el origen del hombre? ¿Implica el hecho de la evolución que la naturaleza tiene carácter amoral?
[4]               Neurociencia: . ¿Es la mente un subproducto de la materia? ¿Es libre el hombre? ¿La experiencia religiosa es una psicopatología? ¿Son ilusorios los juicios morales, un simple subproducto de la actividad cerebral? ¿Está el hombre dominado por lo irracional a través de sus emociones? ¿Compartimos todas nuestras emociones con los animales? ¿Qué nos dicen los experimentos de Libet sobre la libertad humana?
[5]               Física cuántica: ¿Es relevante la mecánica cuántica para la comprensión científica de la mente? ¿Implica que no se puede hablar de realidad? ¿Puede aportar algo en las discusiones entre ciencia y religión?
[6]               Cosmología: ¿Es la materia la realidad más profunda?¿Cuál es la causa del universo? ¿Acaso puede haberse creado a sí mismo? ¿Tuvo principio? ¿Es racional? ¿Cómo afectan las teorías del multiverso a la idea de la creación?
[7]               Ajuste fino: Este apartado tiene la entidad suficiente como para merecer un estudio independiente. En las preguntas correspondientes se aborda desde distintos puntos de vista este problema, uno de los más espinosos que encuentran hoy día los ateos, que en el fondo viene a ser una versión moderna de la quinta vía de Santo Tomás de Aquino.
[8]               Las matemáticas y la religión: ¿Son las matemáticas son una mera construcción de la mente humana o el reflejo de una dimensión esencial de la realidad? ¿Es posible la racionalidad más allá de los límites de las matemáticas y de las ciencias empíricas? ¿Qué relación tienen la estadística y la teoría de juegos con el problema de la libertad?
[9]               Aspectos éticos de la ciencia: ¿Debe la ciencia someterse a controles éticos? ¿Es éticamente admisible todo lo que es técnicamente realizable? ¿Cuáles son los límites éticos de la investigación con embriones, clonación, investigación con células madre, manipulación genética, terapia génica y otras intervenciones sobre la vida humana incipiente? ¿Qué consecuencias éticas tiene la contaminación ambiental? ¿Qué aporta el cristianismo a estas cuestiones?
[10]           Consideraciones finales: ¿Cómo se aplica el método científico y qué conocimiento de la realidad aporta? ¿Queda algún espacio para la finalidad en un mundo descrito por la ciencia? ¿Puede un cristiano ser científico? ¿Puede un científico ser cristiano?
Por supuesto, las 60 preguntas incluidas en el libro no abarcan todos los puntos controvertidos de la relación entre ciencia y fe, pero su lectura puede aclarar algunas dudas al lector y entrenarlo en el tipo de reflexiones necesarias para desenredar los aspectos filosóficos y científicos de las controversias respecto a la relación entre ciencia y fe.
Evidentemente, en una obra colectiva que incluye aportaciones de tantos autores, no se puede evitar cierto solapamiento e incluso diferencias de enfoque o discrepancias entre los distintos planteamientos. Creemos que esto no es malo, pues el pensamiento cristiano no es un discurso monolítico que ofrece una respuesta única a cada cuestión que pueda plantearse, sino una corriente viva de ideas en desarrollo. El lector que se aproxime por primera vez con esta obra al campo de la interacción entre ciencia y fe, podrá experimentar la libertad de pensamiento que ofrece la perspectiva cristiana y evitar la tentación de exigir que se le dé todo el trabajo hecho.
Creemos que una obra con estas características hace algo más que dar testimonio del papel de la fe cristiana como impulsora del pensamiento filosófico y científico y como generadora de reflexión y cultura. La mera existencia de un libro colectivo de esta envergadura, en el que 26 físicos, químicos, ingenieros, matemáticos, médicos, biólogos, filósofos, etcétera, de diversas universidades españolas y latinoamericanas, cooperan para aclarar las relaciones entre ciencia y fe, es algo fuera de lo corriente. En una época como la nuestra, en la que los saberes particulares tienden a desconectarse unos de otros y se está perdiendo la visión de conjunto, no es fácil que un grupo numeroso de especialistas en diversas áreas del conocimiento se esfuercen por articular una perspectiva común. Por eso, esta obra es un ejercicio del más genuino espíritu universitario. Un espíritu que, como tal vez se llegue a sospechar al término de la lectura, algo tiene que ver con la perspectiva cristiana.
Lista de autores: Miguel Acosta, Manuel Alcalde, Manuel Alfonseca, Juan Arana, Emilio Chuvieco, Santiago Collado, Ignacio García Jurado, Julio Gonzalo, David Jou, Nicolás Jouve, Javier Leach, Agustina Lombardi, Alfredo Marcos, Carlos Marmelada, Juan Carlos Nieto, Javier Pérez Castells, Miguel Pérez de Laborda, Aquilino Polaino, Francisco Rodríguez Valls, Javier Sánchez Cañizares, Francisco José Soler Gil, Fernando Sols, Ignacio Sols, Pedro Jesús Teruel, Claudia Vanney y Héctor Velázquez. Los autores están adscritos a diez universidades españolas, una argentina, una de México y una de Roma.
Entrevista con Manuel Alfonseca sobre este libro: 
http://www.religionenlibertad.com/los-ateos-siguen-con-argumentos-del-siglo-xix-pero-los-teistas-38204.htm

El libro está disponible:
·         En papel (en Logintegral Libros o en Casa del Libro o en Amazon.es)
·         En versión electrónica para Kindle
Francisco José Soler Gil y Manuel Alfonseca
(coordinadores del libro)

21 comentarios:

  1. Creo que no solo la fe cristiana es portadora de fe sino todas las religiones tradicionales del oriente (Islam, Budista, etc) logran redondear la idea de Dios....en el caso que quieras creer y en ese sentido las religiones pueden aportar valores que se han perdido en la última centuria

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No lo dudp, pero es el caso que la ciencia moderna ha surgido en la civilización cristiana, no en las otras, así que un libro sobre ciencia y fe tiene que enfocar la religión cristiana.

      Eliminar
    2. Es correcto; si embargo, es importante considerar que no sólo al ciencia moderna surgió en la civilización occidental cristiana, sino la ciencia antigua surge o nace en esta misma civilización.

      Eliminar
    3. La ciencia antigua floreció únicamente en los siglos IV y III a.e.C. En el Imperio Romano desapareció, salvo por un resto que quedó en la ciudad de Alejandría. Grecia tuvo mucho mérito al crear la ciencia, pero no hubo continuidad. Incluso la denostada Edad Media europea superó a la ciencia romana. Véase mi artículo en este blog El mito de la Edad Oscura.

      Eliminar
  2. Por más que la ciencia vaya avanzando en su comprensión del mundo, y admitiendo que eventualmente pueda llegar a tener una interpretación materialista de todo lo que haya acontecido o acontece en el universo, hay una pregunta que siempre se le va a resistir: ¿por qué hay algo en lugar de haber nada?

    Todas las respuestas que he leído al respecto siempre me han parecido enormemente insatisfactorias, y tan necesitadas de un acto de fe como cualquier religión.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En efecto, y cuando los científicos ateos dicen que "el universo surgió de la nada" demuestran que no saben lo que es la nada. Ya desde Parménides sabemos que la nada no existe. Luego de lo que no existe no puede salir nada. Cuando dicen eso, lo que quieren decir es: "el universo surgió del vacío". Pero entonces queda abierto el problema: "¿de dónde surgió el vacío?" Porque el vacío no es la nada, tiene propiedades como espacio, tiempo y energía. Así que, como usted dice, la pregunta de ¿por qué hay algo en lugar de nada? no tiene respuesta científica.

      Eliminar
  3. He comprado este libro de las 60 preguntas y me ha decepcionado en el capítulo del Creacionismo. Usted y su socio que han escrito el libro son Evolucionistas-teístas, y sobre esto en internet encontramos mucha materia de los protestantes. No se si saben que también existe una web católica la Kolbe Center que es cien por cien creacionista. Lástima que los teólogos católicos, que viven en la Iglesia Verdadera, se embarren en estos absurdos de "creer" en el Darwinismo. Saludos cordiales, y que Dios les ilumine para ver con el alma que nuestros primeros padres eran muy guapos, no con cara de mono.

    ResponderEliminar
  4. Entiendo que siendo escritores de temas científicos ustedes se agarran a lo que sea políticamente-correcto para ser bien vistos de la Sociedad, pero cuando uno es cristiano se debe agarrar a la letra de las escrituras y "creer" literalmente las escrituras en el Mensaje que llevan, siempre que sea sostenible, y los "días" del Genesis son perfectamente sostenibles. Los cristianos evolucionistas-teístas se saltan los 6 días de la Creación y todo lo que dice el primer capítulo del Genesis, por quedar bien con lo políticamente.correcto, claro. Luego dicen que el Genesis es simbolico, y el resto de la bíblia debe ser historia verdadera, todo un lio, pues o toda la Biblia es historia o ya podemos abandonar el barco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Más de un importante Santo Cristiano ha reconocido que Dios dispone de muchos más medios que la sola Biblia para trasmitirnos sus mensajes. Ya sabemos que "la Biblia ha sido escrita por humanos" siguiendo el dictado de Dios, pero todo el Universo y la Naturaleza son el Libro donde Dios fue su único y solitario autor y este libro es tan o más válido que la Biblia para estudiar y comprender a Dios. Yo personalmente opino, que Dios nos Creó y nos sigue Criando mediante la Evolución.

      Eliminar
    2. Más bien que "la Biblia ha sido escrita por humanos siguiendo el dictado de Dios" yo diría: "la Biblia ha sido escrita por humanos inspirados por Dios". No es lo mismo inspirar y dictar, y eso constituye precisamente una de las diferencias más importantes entre el Cristianismo y el Islam.

      Eliminar
    3. La Biblia ha sido escrita por humanos inspirados por Dios ( perfecto, es lo que se cree como dogma cristiano). Como detalle curioso cuando dice al final de la Creación el Genesis que Dios vió que todo lo que había creado era muy bueno, podemos entender perfectamente que ya no podía "evolucionar" a más perfección, y en todo caso se debería hablar de "variabilidad" en lugar de "evolución" porque en la pretendida Evolución se quiere encajar el perfeccionismo creciente. Si no creemos en estas cuatro palabras desfiguramos todo el Milagro, y queda al arbitrio de criterios múltiples.

      Eliminar
  5. Y que decir de los científicos que creen en el Geocentrismo????. Existe el libro SIN EMBARGO NO SE MUEVE. Están a punto de estrenar en EEUU una peli sobre el Geocentrismo, "THE PRINCIPLE". Por lo menos si ustedes se dedican a escribir no menosprecien a los que piensan diferente. Ni tan solo esta demostrado el movimiento de la tierra, solo que es aceptado por la gran mayoría de científicos y que oponerse a esto ideológicamente expone uno a que sea visitado por la "Gestapo" cientifista.

    ResponderEliminar
  6. En Madrid tienen ustedes al profesor Máximo Sandin que es critico con el Darwinismo y tiene un video muy largo en You Tube que habla de ello.

    ResponderEliminar
  7. El HiperRealismo Filosófico es el nombre descriptivo que he dado a mi posición filosófica.
    Entiendo que hay más de una Realidad y que todas actualmente son válidas y/o verdaderas.
    Hay una Realidad Material, Sustancial, Corporal, Particulada, Atomista, que es generalmente directa o indirectamente accesible-tangible para la mayoría de las personas y que con excepción de su esencia energética, se comporta evolutivamente como individualidades transitorias y variables temporalmente inestables o mutables, y por ello se la puede catalogar de realidad aparente en el tiempo y/o el espacio.
    Hay una Realidad Espiritual, Ideal, Imaginaria, Virtual, Sutil que mayormente solo es perceptible para los seres humanos en primera persona y que generalmente permanece oculta para las segundas o terceras personas.
    Hay una Realidad Original, Primaria, Precedente, Causal o Divina, que sustancialmente es imperceptible a los seres humanos, y que además es cuasi- inconcebible racionalmente para muchos de ellos. Como realidad original es/fue la única realidad increada y totalmente ilimitada y abarcadora. Actualmente no sería la única entidad existente, ni la única creadora, pero si mantendría una diferencia y jerarquía secuencial-esencial.
    Realidad Compleja = Realidad Material + Realidad Espiritual + Realidad Original
    Como todos los que habéis leído o estudiado filosofía habéis notado, esta “Concepción de la Realidad” no es básicamente novedosa pues utiliza varios argumentos que ya han sido destacados en filosofía, aunque los interrelaciona de forma tal que hace entendible y hasta complementarias, la mayoría de las anteriores “Concepciones Filosóficas”. Para empezar, se incluye en una categoría independiente para la divinidad-religiosidad, por lo que se la hace perfectamente compatible tanto con lo material (panteísmo), como con lo espiritual (teísmo) y también con posiciones estrictamente ateístas de cualquiera de ambos, así sacamos a las religiones del debate entre las Posiciones Opuestas Materialistas VS Espiritualistas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy convencido que un intelectualismo filosófico no puede convencer a las masas, las masas quieren leche materna como los niños recién nacidos, no una comida demasiado elaborada. A las masas solo es efectiva la evangelización en cortos párrafos para que puedan memorizarlos. Un tratado filosófico solo sirve dirigido a personas altamente intelectualizadas y estas existen en porcentaje mínimo en la sociedad. La gente sencilla solo quiere saber que es pecado y que no lo es, y punto.

      Eliminar
  8. ¿Por qué un dios necesariamente personal? ¿Acaso no hemos creado esta clase de dios, a imagen y semejanza nuestra? ¿No habría que haber incluido en el libro algún autor ateo, o al menos, alguno que no fuera tan católico apostólico romano?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no, lo que creemos los cristianos es exactamente lo contrario: que Dos nos creó a nosotros a imagen y semejanza suya.

      En cuanto a su crítica a nuestra elección de autores, fue una decisión conjunta de los dos editores y de la editorial. Dado que los ateos reciben mucha más atención en los medios que los creyentes, y que en consecuencia se les publica mucho más, nos ha parecido una opción correcta, para equilibrar las cosas un poquito.

      Para evitar que todos los comentarios sean anónimos, le sugiero que la próxima vez pinche en la pestaña "Responder como" y ponga lo que quiera (no tiene que ser su nombre). La dirección web puede dejarla en blanco.

      Eliminar
  9. Muy bien, Sr. Alfonseca, por sus claras y acertadas publicaciones.
    Yo pienso que, puesto que somos limitados, o más bien, limitadísimos, pero con expectativas infinitas debemos atenernos a los principios que creemos inamovibles por ahora. Para mi es patente que de la nada, nada viene ni proviene. Pero la experiencia me dice que yo soy y existo. Por tanto la "realidad se impone ante la nada". Si la realidad existe y no viene de la nada, cabe inferir que tuvo que provenir de algo o alguien con poder para dar, conservar y sostener todo cuanto existe. Decimos los cristianos que Dios llamó a la existencia a todo cuanto existe fuera de Él, origen único y primario, que tiene en sus manos el poder infinito y la gloria que de él se deriva. De la nada nada viene...pero la realidad se impone. Hay Uno, Dios, que sostiene la cuerda de la pendemos todos. Sin esta cuerda todo se precipita en el fondo de la irrealidad, en la nada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por sus comentarios. Cuando los científicos ateos dicen que el universo salió espontáneamente de la nada cometen un error importante, pues lo que realmente quieren decir es que salió espontáneamente del vacío. El vacío no es la nada, tiene propiedades: espacio, tiempo, energía y existencia. Pero llamándolo "la nada" están tratando de eludir la pregunta que vendría a continuación: ¿de dónde salió el vacío?

      Eliminar
  10. Hola ! Yo me compré el libro y reconozco que me cuesta bastante comprender algunos articulos ; en eso el libro me ha decepcionado bastante porque pensaba que estaba escrito para que todo el mundo lo comprendiera ; coincido que el señor Silveri Garrell en que la mayoria de los cientificos y filósofos católicos piensan que Dios se sirvió de la evolución para crear la vida , creencia muy absurda pues el dios en el que creía Jesus de Nazaret (porque Jesus no creia ni en Buda, ni en Ala ,ni en Osiris, ... ) ,Yahvé o Adonai el Señor , crea las formas vivientes completas y formadas ;

    Mi opinión sobre la biblia es que es una especie de cajón de sastre, donde hay de todo : cosas hermosas que proceden de Dios , hechos historicos reales, hechos historicos inventados, cosas perversas que no proceden de Dios. No hace falta tener un curso de exegesis bíblica para comprender que las cosas hermosas que hay en la biblia proceden directamente de Dios , y las cosas malas de la biblia proceden de la imaginación humana. Y para terminar digo una frase de Leonardo Davinci : quien no dibuja no observa

    Me encanta dibujar pájaros, he tenido pajaritos en mi casa y siempre me ha gustado observarlos y despues dibujarlos ; todos los que creen en la evolución es porque no han observado un pájaro en su vida ; es absurdo y cómico decir que un pajaro procede de una lagartija.

    Se me olvidaba .... la famosa pregunta de los ateos : Si Dios existe por qué permite el sufrimiento ?
    Imaginemos que Dios se harta y solo nos permite hacer cosas buenas ; para eso nos deberia controlar el cerebro de alguna manera que sólo nos permitiera hacer actos buenos. Os aseguro que al mes, mas o menos, habria grandes manifestaciones de protesta en todo el mundo diciendo que Dios nos controla como a borregos y que no nos deja equivocarnos y aprender de nuestros errores , privandonos de la oportunidad de madurar como personas adultas :)

    Felicitaciones por el blog !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sobre el problema del mal: más que el mal humano, que incluso los ateos reconocen que tiene explicación en la libertad humana (siempre que la acepten, claro), el problema estaría en el mal natural. A esto intenté responder aquí: http://divulciencia.blogspot.com/2015/11/falacias-logicas.html

      Por cierto, los pájaros no descienden de las lagartijas, sino de los dinosaurios :-) Basta ver las huellas de un terópodo y de un pájaro para comprobar su parentesco.

      Eliminar