jueves, 1 de abril de 2021

La cosmovisión de los grandes científicos del siglo XX


Este libro, publicado por Editorial Tecnos y dirigido por Juan Arana, resume algunos de los logros científicos, pero sobre todo intenta describir la forma de pensar, las ideas y convicciones éticas, religiosas, filosóficas y políticas de cierto número de los mejores científicos del siglo pasado. Esta es la lista de los 39 científicos seleccionados, por orden alfabético de apellidos:



Niels Bohr

Max Born

Noam Chomsky

Francis Crick

Theodosius Dobzhansky

Christien de Duve

Freeman Dyson

John C. Eccles

Arthur Eddington

Albert Einstein

Richard Feynman

Kurt Gödel

Stephen Hawking

Werner Heisenberg

Edwin Hubble

Iréne Joliot-Curie

Pascual Jordan

Eric Kandel

Georges Lemaître

Jérôme Lejeune

Rita Levi-Montalcini

Benjamin Libet

Konrad Lorenz

Lynn Margulis

Jacques Monod

John von Neumann

Severo Ochoa

Wolfgang Pauli

Linus Pauling

Roger Penrose

Max Planck

Ilya Prigogine

Robert Oppenheimer

Santiago Ramón y Cajal

Erwin Schrödinger

Charles Sherrington

P. Teilhard de Chardin

René Thom

Alan Turing

 

Entre estos 39 científicos hay quince estadounidenses, siete británicos, cinco alemanes, cinco austriacos, cinco franceses, tres belgas, dos españoles, un australiano, un danés, un húngaro, un italiano, un ruso, un ucraniano y un suizo. En total, 49, diez más que los 39 nombres seleccionados, porque ocho de ellos tuvieron dos nacionalidades, y uno tuvo tres (Einstein, que nació en Alemania y sucesivamente se nacionalizó suizo y estadounidense).

Los 30 autores de los artículos fuimos los siguientes (también por orden alfabético de apellidos):

Miguel Acosta, Manuel Alfonseca, Juan Arana, Mariano Asla, María Caballero, Ignacio del Carril, Josep Corcó, José Manuel Elena, Luciano Espinosa, Enric Fernández Gel, Gonzalo Génova, Karim Gherab, José Luis González Quirós, Manuel González Villa, Rubén Herce, Javier Hernández-Pacheco, Nicolás Jouve, Martín López Corredoira, José Ignacio Murillo, Juan José Padial, Miguel Palomo, Moisés Pérez Marcos, Ana Rioja, Eduardo Riaza, Francisco Rodríguez Valls, Javier Sánchez Cañizares, Francisco José Soler Gil, Pedro Jesús Teruel, Héctor Velázquez y José Domingo Vilaplana

Los dos párrafos siguientes proceden de la introducción al libro, escrita por su director, Juan Arana:

Sería un desacierto pretender que las grandes figuras de la ciencia del siglo XX respondieron a una cosmovisión única. Entre ellos hay tanta variedad como entre el resto de los ciudadanos de las sociedades que les vieron nacer. Si acaso, es reconocible una clara tendencia de todos ellos a emigrar hacia los lugares donde la libre circulación de ideas se respetaba, donde el trabajo honesto y duro era recompensado...

Como muestra representativa de lo que ha sido la gran ciencia en el siglo XX hemos elegido en torno a cuarenta figuras de primerísima línea. Entenderé que puedan echarse de menos algunos nombres, pero pocas dudas tengo de que todos los nominados merecen la atención que se les va a prestar. No sólo hemos tenido en cuenta la importancia de la obra científica de cada uno de ellos, sino que también hemos valorado la dimensión “cosmovisional” de su legado. Con ello significamos la originalidad, importancia o notoriedad de sus convicciones éticas, políticas, filosóficas o religiosas. No juzgamos obligado que hayan sido de uno u otro signo para que las contribuciones de sus mantenedores al saber positivo hayan sido tan importantes. En muchos casos es bastante evidente que les han servido de fuente de inspiración y acicate para la búsqueda, aunque también hay que reconocer que en otros los han entorpecido e incluso extraviado. No obstante, la mayoría de nosotros comparte el criterio de que no haberse centrado exclusivamente en un sentido recortado de “lo científico” fue decisivo para su maduración como investigadores y como personas. Es difícil imaginar un Schrödinger sin la poesía, un Monod sin la música o un Lemaître sin la religión. Casos así resultan obvios, pero incluso entre los que por temperamento o circunstancias apenas se distrajeron de su vocación principal, los presupuestos pre- y las proyecciones meta-disciplinares constituyen ingredientes inesquivables para lograr una comprensión cabal de ellos. Además, estudiar sus cosmovisiones es algo que posee valor intrínseco, si pretendemos que nuestras propias concepciones del mundo estén a la altura de las exigencias tanto del mundo de hoy como el de mañana.

Hilo Temático sobre  Ciencia e Historia: Anterior Siguiente

Manuel Alfonseca 

32 comentarios:

  1. Muchas gracias, Manuel, por esta reseña de un libro que me has animado a adquirir

    ResponderEliminar
  2. Gracias por la reseña Manuel. Tenéis previsto sacar version Kindle?

    ResponderEliminar
  3. https://tendencias21.levante-emv.com/identifican-las-claves-cerebrales-que-nos-permiten-interpretar-el-mundo.html esto no tiene que ver monismo?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. https://tendencias21.levante-emv.com/las-nanoparticulas-podran-controlar-todos-los-rincones-de-nuestro-cerebro.html. esto tampoco? Me da mal rollo

      Eliminar
    2. Las ganas que tienen de que eso ocurra, pero no son más que suposiciones de futuro que no se basan en nada.

      Eliminar
  4. No me parece normal. Esa actitud ni sana la felicidad que les causa ese empeño en denigrar a la humanidad siempre igual esta sociedad sin valores

    ResponderEliminar
  5. https://tendencias21.levante-emv.com/crean-la-primera-celula-artificial-que-se-replica-como-una-celula-viva.html?outbrain-link=tendencias21.levante-emv.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un paso más hacia la biología sintética, pero el titular es engañoso: no se trata de una célula artificial, sino de una célula viva cuyo ADN se ha reemplazado por ADN sintético. Un paso adelante como digo, pero la mayor parte de la "célula artificial" (toda, menos su ADN) es una célula previamente viva.

      Crear vida artificialmente, suponiendo que sea posible, está todavía muy lejos.

      Eliminar
    2. Sobre todo, porque uno de los mejores biologos que conozco, el profesor Ricardo Amils, de la UAM, no hace mucho que dijo en unas declaraciones, que no tenía muy claro que era eso de la vida.

      Crear artificialmente algo que no se sabe muy bien que es, suena bastante complicado...

      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  6. Ok lo de siempre con esta gente adelantando acontecimientos no aprenden los medios de comunicacion

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como expliqué en otro artículo (Vida sintética, ¿cerca o lejos?) lo que han hecho ahora es como si hubieran cambiado el disco de datos de un ordenador, sin tocar la CPU, y hubiesen ejecutado esos datos con la misma CPU. Para que haya vida sintética haría falta que construyeran de cero la CPU (o sea, la célula entera), no sólo los datos.

      Eliminar
  7. Una pregunta? Cuando se descubren conexiones neurologicas se podria decir que estan correlacionadas con estados mentales?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, ¿por qué no? Pero claro, hay que demostrarlo. A veces es fácil, a veces no.

      Eliminar
  8. Es que los cientifistas lo saben todo como siempre se adelantan acontecimientos es imposible la espiritualidad pero hacer inteligencia artificial y crear vida si es facil sin importarles si denigran a la humanidad un precio muy caro a pagar con tal de conservar su compromiso con el materialismo a toda costa y quienes se opongan seran considerados gente supersticiosa o pseudocientifico

    ResponderEliminar
  9. https://tendencias21.levante-emv.com/crean-robots-celulares-vivientes-con-libre-albedrio-y-personalidad-propia.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí hablan de "libre albedrío" en sentido tan amplio, que en realidad es un abuso del lenguaje. El término se usa ordinariamente para referirse a la libertad de elección humana, no se utiliza en referencia a otros seres vivos, y menos con células aisladas (o no). De lo que se trata es de que las células en cuestión han sido modificadas para que se desarrollen en un sentido o en otro, controladas por factores que no son exclusivamente genéticos.

      Por cierto, el artículo original en el que se basa este, trata sobre lo que se llama "swarm intelligence" (o sea, inteligencia de enjambres, basada en el hecho de que algunos enjambres, como de abejas y hormigas, parecen actuar con "inteligencia" aunque estén constituidos por muchos individuos. Sobre esto he trabajado también hace años.

      "Robot swarms" (enjambres de robots) son robots pequeños que actúan conjuntamente para resolver algún problema (impuesto externamente). Este investigación utiliza células de rana manipuladas para construir esos robots diminutos. De "libre albedrío" no hay nada, salvo en la imaginación de los investigadores y los periodistas, que se han apresurado a apoderarse del término.

      Eliminar
  10. https://www.abc.es/ciencia/abci-estas-fueron-primeras-estructuras-universo-202104060117_noticia_amp.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esto no es más que una simulación. Los inflatones no se sabe si existen, siquiera. No tiene ninguna trascendencia experimental.

      Eliminar
  11. https://www.diariovasco.com/alto-deba/arrasate/tres-anos-inteligencia-20210406220415-ntvo.html#vca=eng-leidas&vmc=amp&vso=diariovasco&vli=leidas-1&ref=https:%2F%2Fwww.diariovasco.com%2Falto-deba%2Farrasate%2Ftres-anos-inteligencia-20210406220415-ntvo_amp.html no se puede ver la noticia completa porque hay que subscribirse.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Tras años? ¡Ja! Escribiré sobre esto en un artículo próximo.

      Eliminar
  12. si hay mucho nostradamus suelto por los medios de comunicacion . por cierto eso de del estado inflasionario antes del big bang es compatible con dios? Cualquier modelo cosmologico es compatible para los que somos teistas?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, claro. Dios puede haber creado el universo de acuerdo con cualquier modelo cosmológico. Los que tienen problemas con algunos modelos son los ateos :-) Aunque también son muy ingeniosos para buscar alternativas, como los multiversos. Pero si Dios creó un universo, ¿qué le impediría haber creado más de uno?

      Eliminar
  13. Don Manuel, si en los primeros instantes del universo (tiempo de Planck) no había átomos, ¿qué fue lo que explotó?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No explotó nada, lo que se expande en el universo es el espacio, no la materia. Aunque todo estuviese vacío, se expandiría igual.

      Véase este artículo: 4 aclaraciones sobre la historia del universo

      Eliminar
  14. Ok.https://www.independent.co.uk/life-style/gadgets-and-tech/brain-computer-interface-braingate-b1825971.html esto no tiene que ver con el monismo?

    ResponderEliminar
  15. Cuando la gente pide educación, normalmente quiere algo más que una simple formación, algo más que un mero conocimiento de los hechos... Quizá no puedan formular con precisión lo que buscan; pero creo que lo que realmente buscan son ideas que hagan que el mundo y sus propias vidas les resulten inteligibles. Si la mente no puede llevar al mundo un conjunto... de ideas poderosas, el mundo tiene que parecerle un caos, una masa de fenómenos no relacionados, de sucesos sin sentido... Nada tiene significado; nada puede atraer su interés vital; no tiene medios para hacer que algo le resulte inteligible. Este texto de su anterior articulo es una verdad como un templo y las cosas no deberian seguir asi pero sin embargo no se esta dispuesto a cambiar de paradigma

    ResponderEliminar

Por favor, no ponga Anónimo o Unknown como origen del comentario. Ponga cualquier nombre, o al menos diga dentro del texto de quién se trata (no tiene que ser su nombre y apellidos). Si todos pusieran Anónimo o Unknown, no sabría si estoy hablando con una persona o con varias.

Sea lo más conciso que le sea posible. Los comentarios no deben competir en longitud con el artículo.

Aunque este blog está preferentemente dirigido a la divulgación de la ciencia, es inevitable que mis ideas influyan en mis artículos. Si a algún lector le molestan mis ideas hasta el punto de no poder mantener la calma, le recomiendo que deje de leerme. Pero si se empeña en discutirlas, exijo respeto, y que se evite la falacia ad hominem. De lo contrario, el comentario no será publicado.