jueves, 24 de septiembre de 2015

El misterio de las muchas variables

Teoría estándar de
física de partículas
En la actualidad están en vigor dos grandes teorías físicas:
·         Por un lado la mecánica cuántica, que se aplica primordialmente a los objetos muy pequeños (aquellos a los que la gravedad apenas afecta), y es la herramienta básica de la teoría estándar de física de partículas.
·         Por otro, la relatividad general, que se aplica a los objetos muy grandes (desde los planetas hasta el universo entero, para los que la gravedad es casi lo único que importa), y es la herramienta fundamental de la teoría cosmológica estándar (la del Big Bang).
Lamentablemente, las dos teorías no son compatibles entre sí, por lo que la física está muy lejos de haber resuelto todos sus problemas pendientes. Por otra parte, esas dos teorías dependen de muchas variables independientes: unas cuarenta, entre las dos. Muchos físicos piensan que cuarenta variables independientes son demasiadas. Significa que el espacio de configuración de la naturaleza tiene unas cuarenta dimensiones. Si no somos capaces de imaginar un espacio de cuatro dimensiones, ¡cómo será con cuarenta!

El hombre tiene una tendencia casi irresistible a suponer que la naturaleza tiene que ser muy simple. La resistencia de los físicos a que haya cuarenta variables independientes es, pues, comprensible. Muchos de ellos tienen la esperanza de que, a medida que la ciencia avance y se descubran cosas nuevas, el número de esas variables disminuirá. Algunos piensan que al final su número se reducirá a cero. Eso significaría que vivimos en el único universo posible. Todas esas teorías del multiverso que andan por ahí (por lo menos seis, incompatibles entre sí) desaparecerían automáticamente. Pero esta hipótesis está muy lejos de confirmarse.
En el peor caso, muchos físicos se sentirían felices si el número de variables independientes se redujese a una. En tal caso podría haber un número muy grande de universos, quizá infinitos, pero a un hipotético creador le habría bastado con una sola palanca de control que se moviera, por ejemplo, de derecha a izquierda (o de izquierda a derecha), para elegir cuál de los universos posibles quería crear.
Esta tendencia a simplificar se aplica a todos los campos de la actividad humana. Pensemos, por ejemplo, en la historia, el estudio de las actividades de la humanidad a lo largo del tiempo. En los últimos dos siglos ha habido numerosos intentos de explicar el curso de la historia en relación con una sola variable independiente. Veamos algunos ejemplos:
·         Uno de los hombres más influyentes de los últimos tiempos, Karl Marx, basó su teoría (el materialismo dialéctico) en la hipótesis de que la historia puede explicarse perfectamente en función de una sola variable independiente: la economía. Y no sólo explicó la historia, sino que también predijo (equivocadamente) su desarrollo futuro.
·         Para Max Weber, que publicó su obra fundamental a principios del siglo XX, la única variable independiente es la religión. Las diferencias entre el protestantismo y el catolicismo explicarían la evolución económica de Occidente durante los cinco últimos siglos.
·         Para la Sociedad de los Fabianos, entre cuyos principales representantes estaban los escritores H.G.Wells y George Bernard Shaw, y que se apoyaron directa o indirectamente en la teoría de la evolución de Darwin y en las filosofías de Spencer y de Nietzsche, la historia humana depende únicamente de la selección natural, que llevaría inexorablemente desde el animal hasta el hombre, y de éste hacia el superhombre. Una ramificación de este conjunto de teorías llevó a la doctrina de la supremacía de la raza aria, que dominó en Alemania durante el gobierno de Hitler. Una forma más reciente de estas ideas es el transhumanismo (o humanismo+), dirigido por el filósofo de Oxford Nick Bostrom.
·         Para Isaac Asimov, a quien he citado varias veces en estos artículos, la única variable independiente que explica la historia humana es la tecnología. Entre sus cientos de libros hay una serie de 14 volúmenes en los que intenta explicar la historia en función de los avances tecnológicos que se iban produciendo.
George Bernard Shaw
Es evidente que todas estas teorías no pueden ser verdad simultáneamente, pues se contradicen entre sí. Por otra parte, tenemos una cuestión mucho más importante: ¿por qué tendría la naturaleza, o la historia, o lo que sea, que explicarse mediante una sola variable independiente? En matemáticas estamos acostumbrados a trabajar con funciones de muchas variables. Es cierto que, cuanto mayor sea el número de estas, es más difícil representarlas. Pero no veo por qué hemos de empeñarnos en negar la existencia de esas variables. Si hubiésemos aceptado que el mundo es más complicado de lo que nos gustaría, quizá se habría evitado parte del sufrimiento que ha sido la nota fundamental del siglo XX.


Manuel Alfonseca

6 comentarios:

  1. Inreresante es una muy habil reactualización de los Herejes de G.K. Chesterton. Estuvimos hablando del tema de los Fabianos en nuestra última carta. Los Fabianos eran una variante heterodoxa del marxismo en Inglaterra. Entre otras aberraciones para el socialismo científico defendían la propiedad privada, y a pesar de su antibelicismo (como Chesterton y Belloc les censuraron) estuvieron a favor de la Guerra contra los Boers que Chesterton fustigo en el Napoleón de Notting Hill. El nombre de los fabianos procede de Quinto Fabio Maximo que se enfrento a Cartago y fue dictador de Roma en una situación de emergencia. Supongo que no escogieron ni a Tiberio ni Sempronio Graco porque la facción más revolucionaria de la Revolución Francesa ya lo habían cogido. Se me olvido a Spencer un hombre que en palabras de Chesterton no hacía más que complicar las cosas. Se ha hablado mucho de Nietszche en el libro de Carlos A. Marmelada parece ser que no se contento con sus tesis del Superhombre y su utilización de los mitos, también supongo que influido por las teorías Darwinistas radicales abocó por la eliminación de los débiles y la eugenesia. Nietszche era un artista pero tenía dos problemas una que era un hombre muy desequilibrado, y 2º como todos los hombres que buscan la fuerza desde Protagoras a sus discípulos era un hombre que deseaba ser fuerte porque era débil no sólo mentalmente también físicamente. Con todo creo que junto con Marx ha sido el filósofo de la sospecha que más fortuna ha cosechado. En cuanto al tema de la tecnología nada como leer la Abolición del Hombre de C.S. Lewis, y las obras de Chesterton para conjurar ese peligro. La idea podría ser factible si se usarán bien, pero como el hombre las usa mal lo más probable es que en lugar de al paraíso puedan conducir a la aniquilación.

    ResponderEliminar
  2. Don Manuel, ¿qué opina sobre las teorías del Dr. Antonio Yague sobre el final de los tiempos? ¿ Será cierto que en octubre 2015 se va a descubrir que un objeto (una enana marrón) se acerca a la Tierra?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cada cierto tiempo aparece una teoría apocalíptica sobre el inmediato fin del mundo. Hasta ahora todas han sido falsas. No dudo de que está también lo será.

      Eliminar
    2. Yo también apuesto a que es falsa. No puedo perder :-)

      Eliminar
    3. Me parece a mí que el día que desaparezca el mundo nos va a pillar a todos de sorpresa porque va a ser cuando menos nos lo esperemos :-).

      Eliminar
  3. Magnífico como siempre, Manuel.

    Fonch, creo que es en el libro del Apocalipsis donde dice algo así como que el fin vendrá cuando todos digan "paz y seguridad"... Si es así (que no lo sé) sospecho que ese fin está lejos :-( Saludos a todos.

    ResponderEliminar