jueves, 24 de noviembre de 2022

Predicciones de Arthur C. Clarke hasta 2020 (y más allá)

Arthur C. Clarke
The same post in English

En un artículo anterior señalé que las predicciones a corto plazo son peligrosas, porque la fecha prevista no tarda en llegar, y el “profeta” corre el riesgo de que alguien (como yo) guarde las predicciones y compruebe si realmente se cumplieron.

En este artículo voy a aplicar el mismo principio a las predicciones a largo plazo, en las que el efecto resulta aún más espectacular. Claro es que es más difícil que esas predicciones se recuerden, pero siempre hay alguien (como yo) que guarda recortes de prensa de 1963 y puede comprobar si dichas predicciones se cumplieron.

A principios de los años 60, Arthur C. Clarke se hizo famoso por una predicción cumplida, pues en 1945, en una carta al editor de la revista World titulada Peacetime uses for V2, había predicho las comunicaciones mundiales a través de tres satélites geoestacionarios, que por entonces empezaban a ponerse en práctica. Eso le animó a realizar más predicciones del futuro científico. Lanzando las campanas al vuelo, Clarke predijo, década por década, todo el desarrollo de la ciencia hasta el año 2100. Estamos ya en 2022, por lo que podemos comprobar si algunas de esas predicciones se cumplieron. Veámoslas:

  • Predicciones para 1970:
    • Laboratorio espacial. La Estación Espacial Internacional se puso en marcha oficialmente en el año 2000. Durante los años 70 hubo algunos precedentes, como Skylab y Salyut, por lo que esta predicción puede considerarse relativamente confirmada.
    • Aterrizaje en la Luna. Esta predicción se cumplió con un año de antelación, aunque eso era predecible, teniendo en cuenta que Estados Unidos había puesto en marcha en 1960 el proyecto Apolo.
    • Traducción automática. Esta predicción está empezando a cumplirse ahora, con 50 años de retraso, y de hecho aún se tardará bastante antes de que las traducciones automáticas puedan usarse sin realizar correcciones a mano. Hablé de esto en otro artículo.
    • Baterías muy eficientes. Como en el caso anterior, esta predicción está empezando a cumplirse ahora.
    • Comprensión del lenguaje de los cetáceos. Medio siglo después de la fecha prevista estamos tan lejos de conseguirlo como entonces.
  • Predicciones para 1980:
    • Aterrizaje en Marte. Se entiende, tripulado. 40 años más tarde se vuelve a hablar de ello, pero no estamos muy cerca de conseguirlo.
    • Radio individual. Esta predicción puede considerarse cumplida por el teléfono móvil, aunque se puso en práctica de modo global con 20 años de retraso.
    • Fusión nuclear. Desde 1980, se asegura una vez y otra que estamos a punto de conseguirla, pero hasta ahora las predicciones no se han cumplido. Es un caso de libro de lo que yo llamo el efecto horizonte.
    • Robots humanoides. Ahora empieza a haberlos, con 40 años de retraso, pero no son demasiado inteligentes.
    • Unificación de la gravedad con las interacciones nucleares y electromagnética. No estamos mucho más cerca de conseguirlo que entonces.
  • Predicciones para 2000.
    • Colonización de Marte. Si no hemos llegado a desembarcar en Marte, difícilmente podremos colonizarlo.
    • Inteligencia artificial. Se entiende que se refiere a la versión fuerte, que está tan lejos de haber sido conseguida como lo estaba entonces. Quizá sea imposible.
    • Estructura subatómica. Aquí Clarke se quedó corto, porque la teoría de los quarks se impuso durante los años 70, un cuarto de siglo antes de lo previsto por él.
  • Predicciones para 2010.
    • Viaje al centro de la Tierra. Obviamente Clarke se dejó llevar aquí por su faceta de escritor de ciencia-ficción y retrocedió a la época de Julio Verne.
    • Control del tiempo atmosférico. Ni siquiera hemos conseguido predecir el tiempo atmosférico con confianza mucho más allá de unos pocos días.
  • Predicciones para 2020.
    • Cápsulas automáticas a las estrellas. De momento, no. Los Voyager no cuentan, porque no se dirigen a ninguna estrella.
    • Robots inteligentes. Es evidentemente una combinación de la inteligencia artificial fuerte con los robots humanoides. Se le aplica lo que se dijo sobre la inteligencia artificial.

Veamos, por último, algunas de las predicciones de Clarke que aún no podemos comprobar:

  • Para 2030: Contactos con extraterrestres; minas en los asteroides; ingeniería biológica. Las dos primeras están ahora mucho más lejanas, si es que son posibles; en la última se quedó corto, porque la bioingeniería empezó con fuerza hacia los años 80, medio siglo antes de lo que pensaba Clarke.
  • Para 2040: Hibernación humana indefinida.
  • Para 2050: Descarga de la memoria humana a un ordenador.
  • Para 2060: Terraformación de Marte y otros planetas.
  • Para 2070: Vehículos capaces de viajar casi a la velocidad de la luz.
  • Para 2080: Viajes interestelares; máquinas superiores al hombre.
  • Para 2100: Encuentros con extraterrestres; manipulación de estrellas; cerebro mundial único.

En conjunto, yo diría que Clarke pecó de demasiado optimista en casi todas sus predicciones, incluso en aquellas en las que acertó (como el teléfono móvil), excepto en un par de casos (la bioingeniería y la teoría de los quarks), que se realizaron antes de lo que él suponía. Pero en conjunto podemos decir que pocas de las cosas que anunció se han cumplido, y que lo más probable es que tampoco se cumplan las predicciones pendientes.



Hilo Temático sobre Futurología: Anterior Siguiente

Manuel Alfonseca

Publicado en La Nueva Razón el 27/10/2022

No hay comentarios:

Publicar un comentario

NORMAS PARA PONER COMENTARIOS:

1. Estos comentarios están moderados para evitar la publicación de comentarios insultantes o irrelevantes. Los que no cumplan estas normas no serán publicados.

2. Los comentarios deben tener algo que ver con el tema del artículo al que se asocian.

3. También son aceptables comentarios del tipo: "Por favor, considere la posibilidad de publicar un artículo sobre tal tema".

4. No son aceptables comentarios que digan: "¿Qué opina de este artículo?", seguidos de un enlace. Este blog no es un consultorio. No tengo tiempo para leer tantos artículos. Además, ya he contestado a la mayor parte de las preguntas que se me hacen, ya sea en artículos o en comentarios anteriores. Utilicen la búsqueda en el blog para localizarlos.

5. No ponga Anónimo o Unknown como firma del comentario. Ponga cualquier nombre, o al menos diga dentro del texto de quién se trata (no tiene que ser su nombre y apellidos). Si todos pusieran Anónimo o Unknown, no sabría si estoy hablando con una persona o con varias.

6. Sea lo más conciso que le sea posible. Los comentarios no deben competir en longitud con el artículo.

Aunque este blog está preferentemente dirigido a la divulgación de la ciencia, es inevitable que mis ideas influyan en mis artículos. Si a algún lector le molestan mis ideas hasta el punto de no poder mantener la calma, le recomiendo que deje de leerme. Pero si se empeña en discutirlas, exijo respeto, y que se evite la falacia ad hominem. De lo contrario, el comentario no será publicado.