jueves, 7 de octubre de 2021

¿Cómo se miden los efectos de la pandemia?

The same post in English

Usualmente, los entes políticos y los medios de comunicación miden los efectos de la pandemia de la enfermedad COVID-19, provocada por un coronavirus, en función del número de casos positivos detectados, ya sea el día anterior, o en los 14 días anteriores (en número de casos por cada 100.000 habitantes).

Creo que ha sido un error elegir esta medida, ya que hace muy difícil establecer comparaciones a lo largo de la evolución de la pandemia, puesto que el número de casos positivos detectados depende de forma muy clara del número de pruebas realizadas (cuantas más pruebas, más casos positivos se detectarán), y puesto que el número de pruebas varía constantemente, los datos que nos van dando no pueden compararse.

Veamos los datos que ha ido dando el ministerio a lo largo del tiempo. La figura 1 corresponde al año 2020:

La figura 2 corresponde a 2021, hasta el 31 de agosto:

Las dos figuras tienen una parte común (los días comprendidos entre el 1 de diciembre de 2020 y el 27 de enero de 2021), para que sea más fácil combinarlas entre sí. Se observará que ha habido seis “oleadas” de la enfermedad, aunque oficialmente sólo se reconozcan cinco, porque la segunda y la tercera se superpusieron en parte. Aquí usaremos los nombres oficiales. También se ve que las más pequeñas, según esas figuras, han sido la primera y la cuarta, cuando todos sabemos que la peor fue, con mucho y sin duda alguna, la primera. Pero claro, entonces casi no se hacían pruebas, por lo que el número de casos positivos detectados era mucho menor. Prácticamente no se detectó ningún caso asintomático, cosa que ahora sí se hace, como se ve en la figura 2, que ya distingue los casos sintomáticos (en verde oscuro) de los asintomáticos (en verde claro).

Se ha intentado utilizar como elemento de comparación el número de hospitalizaciones o el número de ingresos en UCI. A primera vista parece más lógico, aunque también se presentan diferencias importantes a lo largo del tiempo, tales como la aparición de las vacunas y su administración progresiva, que según parece disminuye considerablemente el número de hospitalizaciones (la figura 3 muestra datos de los Estados Unidos):

Otro dato que podría utilizarse para comparar la evolución de la pandemia es el número de personas fallecidas como consecuencia de la enfermedad. Las figuras 4 y 5 muestran los datos oficiales del Ministerio de Sanidad español, donde las dos figuras muestran el mismo tramo común que las figuras 1 y 2:


Se ve aquí que la peor oleada de la pandemia fue, sin duda, la primera, seguida por la tercera. La cuarta y la quinta han sido mucho menores, debido seguramente a la influencia de la vacunación.

Lo malo es que las cifras oficiales sobre el número de fallecidos también están en duda. Otro organismo oficial (el Centro Nacional de Epidemiología) da unas cifras en el MoMo (Vigilancia de la Mortalidad Diaria) que no coinciden con las del Ministerio. La figura 6 muestra los datos del MoMo: el exceso en el número de muertos en cada período, comparados con los que había en años anteriores a la pandemia:

La tabla siguiente compara los datos de mortalidad del Ministerio con los del MoMo:

Fechas

Exceso MoMo

Total Mº Sanidad (2ª fecha)

MoMo- MºSanidad

10/3/20-9/5/20

46635

26621

20014

20/7-29/8

4544

29094

2071

1/9-25/12

21820

49824

1090

4/1/21-13/2/21

12192

64747

-2731

9/6-18/6

780

80652

-15125

19/7-30/8

7221

84472

3401

TOTAL

93192

84472

8720

 Esta tabla hay que interpretarla con cuidado. Se observará que la cuarta oleada de la pandemia en España no aparece en los datos del MoMo, que saltan del 13 de febrero al 9 de junio. Esto se debe a que, durante ese lapso, en años anteriores y en esa época del año, la mortalidad esperada aumentaba por otras causas (principalmente gripe), mientras que este año las muertes por gripe han disminuido mucho, y las muertes por cualquier motivo, incluida la COVID, no han rebasado el nivel esperado. Sin embargo, el Ministerio sí sabe que esas muertes son por COVID y las ha contabilizado. Eso explica que la diferencia entre los datos del MoMo y los del Ministerio disminuyera durante ese lapso en casi 15.000, por lo que puede deducirse que lo más probable (si nos fiamos de los datos actuales del Ministerio) es que la diferencia de 20.000 muertes no contabilizadas durante la primera ola siga manteniéndose, lo que nos llevaría a la conclusión de que el número de defunciones debidas a la pandemia en España ha rebasado ya las 100.000.

Un dato que no nos están dando es el número de muertes debidas a la vacunación, sin haber padecido la enfermedad. Como dije en otro artículo, yo mismo estuve a punto de ser una de esas víctimas. Conozco casos en los que ha llegado a producirse la muerte. Estos datos sí están disponibles en los Estados Unidos. A primeros de junio, el número de muertes atribuibles a la vacuna se contabilizaba en 25.800. Puesto que por entonces se habían vacunado unos 150 millones de personas, el riesgo de muerte por la vacunación era aproximadamente igual a 0,02%. En cambio, el número de muertes por COVID en esa fecha en los Estados Unidos alcanzaba las 600.000 sobre 33 millones de contagiados. Por lo tanto, el riesgo de muerte por la enfermedad era de alrededor de un 2%. Creo que es evidente que es mejor vacunarse, a menos que haya contraindicaciones médicas, porque el riesgo resulta ser cien veces menor que el de morir al padecer la enfermedad sin estar vacunado.

Hilo Temático sobre Medicina y Lingüística: Anterior Siguiente

Manuel Alfonseca

6 comentarios:

  1. Muchas gracias por esta explicación. Siempre es necesario "poner a los números en su sitio", especialmente cuando se van a tomar decisiones importantes a partir de lo que dicen.

    Por otra parte, al final estás comparando el "riesgo de muerte por enfermedad entre los contagiados" con el "riesgo de muerte por vacuna", pero pienso que no son términos homogéneos. Habría que comparar el riesgo de muerte en general, que incluya el riesgo de contagio, con el riesgo de muerte en general sin estar vacunado, y con el riesgo de muerte por vacunación. Sospecho que la comparación será aún más favorable a la vacuna.

    ResponderEliminar
  2. El Dr. Robert Malone ha criticado esta vacunación masiva. La gente sana no necesita de esta terapia génica. El sistema inmune natural es robusto. Los no vacunados no ponemos en riesgo a nadie.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No estoy de acuerdo en que los no vacunados no ponen en riesgo a nadie. Si se contagian, pueden transmitir la enfermedad a otros no vacunados. Eso es ponerlos en riesgo. Y puesto que está demostrado que quienes necesitan hospitalización y UCI son ahora casi todos no vacunados, al ocupar esos puestos están impidiendo que otros los ocupen.

      Es muy fácil decir: "Hago lo que quiero y no hago daño a nadie", pero no suele ser verdad.

      Eliminar
  3. Mire que he compartido al 100% el contenido de todos sus posts hasta ahora pero no comparto lo expresado arriba. En primer lugar los datos han sido sesgados y cuando no falseados. Todo el que moria hasta por las secuelas de accidente de moto era por Covid. Médicos y enfermeros cobraban x5 por cado caso de Covid que tratasen y eso animaba a inflar los datos. Los PCR eran una cataplasma, repetías la misma prueba y unas veces te daba positivo y otras negativo. Bien lo sabían los futbolistas... a esperar un poco tiempo hasta que la PCR daba positivo. Han dado positivos papayas, cocacolas etc..
    Con la vacuna pasa lo contrario. Para admitir que alguien se muere por la vacuna hay que hacer piruetas. Ni aunque la palmes a 200 metros del centro del centro de vacunación te dicen que ha sido por la vacuna.
    En tus comentarios solo hablas de muertos, pero lo terrible de la vacuna son los efectos secundarios. Parálisis terribles como las que oirgina el síndrome de Guilain Barré o periocarditis y miocarditis. En Bolivia, Ecuador etc. países en los que por los pocos recursos habidos y por haber ha dado resultados espectaculares los tratamientos contra el Covid.
    Por lo tanto yo concluyo, "no te vacunes" ¡es mejor!. Son tan malas las vacunas que ya están pidiendo una tercera dosis para los mayores de 70 años. No somos cobayas. Basta ya de usar a humanos para esta vacuna experimental.
    Y hablando de muertos de Covid... ¿me podría explicar porqué en 2020 no murió nadie de Covid? ¿Por qué hay los mismos muertos en total en 2019 que en 2020? Cuando se vean los fallecidos en 2021 (después de las vacunas) el resultado va a ser terrible. Yo ya tengo 3 familiares fallecidos y vacunados en los ultimos 5 meses.

    Un saludo
    Javier López

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si la vacuna produce efectos secundarios (no lo dudo), la enfermedad también los produce. Conozco una persona que ha perdido una pierna. Y otras que aún arrastran los efectos de la enfermedad. En este caso no puedo comparar los datos estadísticos, porque no los tengo.

      ¿De dónde saca que hubo los mismos muertos en 2019 que en 2020? Según el MoMo hubo 73000 muertos más en 2020 que en 2019. Me parece que no ha leído bien los datos que pongo en el artículo.

      Es cierto que cuesta trabajo convencer a algunos médicos de que la causa de los problemas es de la vacuna. Cuando fui a ver a mi médico de cabecera después de lo que me pasó, y se lo conté, me soltó un discurso de un cuarto de hora diciendo que la causa de mi ataque cardíaco no había sido la vacuna sino mi edad. Entonces le di a leer el informe del Hospital, y de pronto se paró y exclamó: ¡anda, aquí dice que ha sido la vacuna! Pero esto es una anécdota.

      Lo de que en España no nos están dando datos de los efectos secundarios de las vacunas lo he dicho en el artículo. En UK y USA sí los están dando, por eso los he utilizado. En UK dan también los de efectos secundarios, como aparece en un comentario del artículo anterior de este hilo temático.

      Y en cuanto a administrar la tercera dosis de la vacuna, me parece un escándalo, habiendo tantos habitantes del planeta que no han podido acceder ni a la primera. Sé que hay una presión tremenda de Pfizer y Moderna para que se ponga, porque ven que se les acaba el chollo, y porque no parece que tengan intención de utilizar sus vacunas en el Tercer Mundo, porque no tienen dinero y tendrían que donarlas, a lo que no están dispuestas. Lo lógico sería que los países ricos se las compraran para donarlas al tercer mundo. ¿Lo veremos? Lo dudo. Da más votos, al parecer, poner la tercera dosis. O quizá no.

      También están diciendo fuentes de las farmacéuticas que debemos vacunarnos de nuevo al menos una vez al año. Pero no hay datos científicos que avalen esto, como tampoco los hay para la tercera dosis. Y mientras no los haya, y por los motivos anteriores, yo soy contrario a las terceras dosis. En mi caso, por supuesto, no pienso dejar que me la pongan, pues la segunda casi me envió al otro mundo; pero esta es posición personal. No intento convencer a nadie.

      Eliminar

NORMAS PARA PONER COMENTARIOS:

1. Estos comentarios están moderados para evitar la publicación de comentarios insultantes o irrelevantes. Los que no cumplan estas normas no serán publicados.

2. Los comentarios deben tener algo que ver con el tema del artículo al que se asocian.

3. También son aceptables comentarios del tipo: "Por favor, considere la posibilidad de publicar un artículo sobre tal tema".

4. No son aceptables comentarios que digan: "¿Qué opina de este artículo?", seguidos de un enlace. Este blog no es un consultorio. No tengo tiempo para leer tantos artículos. Además, ya he contestado a la mayor parte de las preguntas que se me hacen, ya sea en artículos o en comentarios anteriores. Utilicen la búsqueda en el blog para localizarlos.

5. No ponga Anónimo o Unknown como firma del comentario. Ponga cualquier nombre, o al menos diga dentro del texto de quién se trata (no tiene que ser su nombre y apellidos). Si todos pusieran Anónimo o Unknown, no sabría si estoy hablando con una persona o con varias.

6. Sea lo más conciso que le sea posible. Los comentarios no deben competir en longitud con el artículo.

Aunque este blog está preferentemente dirigido a la divulgación de la ciencia, es inevitable que mis ideas influyan en mis artículos. Si a algún lector le molestan mis ideas hasta el punto de no poder mantener la calma, le recomiendo que deje de leerme. Pero si se empeña en discutirlas, exijo respeto, y que se evite la falacia ad hominem. De lo contrario, el comentario no será publicado.