jueves, 22 de septiembre de 2022

¿Influye la luna sobre nosotros?

The same post in English

A esta pregunta, los astrólogos han venido respondiendo afirmativamente desde tiempo inmemorial. Sin embargo, desde hace algunos siglos, la astrología quedó desacreditada, hasta el punto de que hubo que buscar otro nombre para la ciencia que se dedica al estudio de los astros (astronomía = leyes de los astros). A pesar de ello, en esta época supuestamente científica, los principales medios de comunicación dedican espacios significativos a los horóscopos y otros productos astrológicos.

A veces, la influencia de la luna se ha confirmado. Desde la antigüedad se observó que las mareas están relacionadas con la posición de la luna en el cielo, aunque no se sabía cómo podía tener lugar esa influencia. Para apoyar la teoría de Copérnico frente a la de Ptolomeo, Galileo formuló una teoría, según la cual las mareas no se deben a la atracción de la luna, sino al movimiento de traslación de la Tierra alrededor del sol. En este caso Galileo se equivocó, porque la influencia de la luna es real, aunque no fue explicada hasta que Isaac Newton formuló la teoría de la gravitación universal.

En otros casos, esa influencia no se ha confirmado. Algunos trabajadores de la sanidad dan pábulo a la idea de que la luna influye sobre el hombre con dos afirmaciones muy difundidas:

  • El ciclo de la luna influye sobre el periodo menstrual de la mujer, que suele durar unos 28 días. La semejanza de ambos ciclos no puede ser una coincidencia.
  • El ciclo de la luna influye sobre los nacimientos, que suelen agruparse alrededor de la luna llena.

¿Tienen algo de verdad estas dos afirmaciones? Veamos la primera:

  1. Primera observación: el ciclo de las fases lunares no dura 28 días, sino unos 29 días y medio. Véase este artículo anterior del blog.
  2. Segunda observación: el periodo menstrual de la mujer es un dato estadístico. El valor que se da usualmente (28 días) es una media o una mediana. Distintas mujeres tienen periodos diferentes. El de una misma mujer también se ve sometido a variaciones. El ciclo de la luna, en cambio, es siempre el mismo. Si hubiera relación de causa y efecto, la variación estadística del ciclo menstrual debería ser mucho más pequeña.
  3. Tercera observación: el periodo menstrual en los gorilas está comprendido entre 30 y 40 días. En los chimpancés, es de 35 o 36 días. Si la luna influyera en el periodo menstrual de la especie humana, debería influir también en el de los primates más próximos a nosotros.

La conclusión es evidente: la semejanza entre el ciclo de la luna y el periodo menstrual de la mujer no indica una relación de causa y efecto, sino una coincidencia.

Veamos ahora la segunda afirmación:

En un estudio realizado en los Estados Unidos sobre la fecha de 70 millones de nacimientos se llegó a las siguientes conclusiones:

  1. No hay ninguna relación estadísticamente significativa entre el número de nacimientos y la fase de la luna.
  2. El número de nacimientos osciló entre unos 12.000 al día entre semana y unos 9.500 al día en fines de semana. La razón de esta diferencia es obvia: en fin de semana se hacen menos operaciones de cesárea y menos nacimientos inducidos, porque trabajan menos médicos.
  3. Hubo más nacimientos en verano y menos en invierno. Los investigadores lo atribuyen a reliquias históricas (en el pasado, los nacimientos en invierno eran más peligrosos).

Estos resultados coinciden con los de otro estudio realizado en Francia sobre 38,7 millones de nacimientos que, aunque encontró un ligero incremento del número de nacimientos en el día 15 del ciclo de la luna (aproximadamente el día de luna llena), no es estadísticamente significativo, y los autores lo atribuyen a una predicción autocumplida. Este incremento, por cierto, no aparece en los resultados del trabajo realizado en los Estados Unidos, en el que el máximo corresponde al día 17 del ciclo.

No digo nada sobre la supuesta influencia de la luna llena sobre los hombres-lobos.

Hilo Temático sobre el Tiempo: Anterior Siguiente

Manuel Alfonseca


No hay comentarios:

Publicar un comentario

NORMAS PARA PONER COMENTARIOS:

1. Estos comentarios están moderados para evitar la publicación de comentarios insultantes o irrelevantes. Los que no cumplan estas normas no serán publicados.

2. Los comentarios deben tener algo que ver con el tema del artículo al que se asocian.

3. También son aceptables comentarios del tipo: "Por favor, considere la posibilidad de publicar un artículo sobre tal tema".

4. No son aceptables comentarios que digan: "¿Qué opina de este artículo?", seguidos de un enlace. Este blog no es un consultorio. No tengo tiempo para leer tantos artículos. Además, ya he contestado a la mayor parte de las preguntas que se me hacen, ya sea en artículos o en comentarios anteriores. Utilicen la búsqueda en el blog para localizarlos.

5. No ponga Anónimo o Unknown como firma del comentario. Ponga cualquier nombre, o al menos diga dentro del texto de quién se trata (no tiene que ser su nombre y apellidos). Si todos pusieran Anónimo o Unknown, no sabría si estoy hablando con una persona o con varias.

6. Sea lo más conciso que le sea posible. Los comentarios no deben competir en longitud con el artículo.

Aunque este blog está preferentemente dirigido a la divulgación de la ciencia, es inevitable que mis ideas influyan en mis artículos. Si a algún lector le molestan mis ideas hasta el punto de no poder mantener la calma, le recomiendo que deje de leerme. Pero si se empeña en discutirlas, exijo respeto, y que se evite la falacia ad hominem. De lo contrario, el comentario no será publicado.