jueves, 30 de junio de 2022

La abolición del hombre

C.S. Lewis
The same post in English

En 1943, C.S. Lewis escribió un libro con el mismo título que este artículo. En ese año, la segunda guerra mundial estaba en pleno desarrollo, pero el libro no trata sobre la guerra, sino sobre cuestiones más fundamentales, como la degradación moral del hombre, que entonces estaba muy avanzada y que ha empeorado hasta nuestros días. Así explica Lewis esa degradación:

Consideremos todo lo que se refiera a lo que deberíamos hacer (los imperativos morales) como una simple supervivencia psicológica interesante: dejemos eso y empecemos a hacer sólo lo que nos gusta. Decidamos nosotros mismos qué debe ser el hombre y convirtámoslo en eso: no porque imaginemos que eso tiene algún valor, sino porque queremos que sea así. Habiendo dominado nuestro entorno, dominémonos a nosotros mismos y elijamos nuestro propio destino.

Sólo cinco años más tarde, pareció que el hombre no iba a caer en esa trampa. El 10 de diciembre de 1948, las Naciones Unidas promulgaron la Declaración Universal de los Derechos Humanos, que detallaba una serie de imperativos morales que debían cumplirse, porque el hombre es hombre. Tres cuartos de siglo más tarde, algunos de esos artículos no se cumplen, y la abolición del hombre parece más cercana:

Artículo 3: Todo individuo tiene derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad de su persona.

Excepto los niños no nacidos (aborto provocado), algunos de los ya nacidos (infanticidio), así como personas de edad avanzada a quienes se aplica la eutanasia sin su consentimiento. El desprecio por la ciencia de la ideología dominante es impresionante: se empeñan en negar lo que dice la ciencia sobre la vida humana.

Artículo 11.1: Toda persona acusada de delito tiene derecho a que se presuma su inocencia mientras no se pruebe su culpabilidad, conforme a la ley y en juicio público en el que se le hayan asegurado todas las garantías necesarias para su defensa.

Los medios de comunicación, los partidos políticos y los parlamentarios han acabado con la presunción de inocencia en muchos países de Occidente.

Artículo 18: Toda persona tiene derecho a la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión; este derecho incluye la libertad de cambiar de religión o de creencia, así como la libertad de manifestar su religión o su creencia, individual y colectivamente, tanto en público como en privado, por la enseñanza, la práctica, el culto y la observancia.

En España se ha añadido un artículo al Código Penal para encarcelar a los que rezan delante de las clínicas donde se practican abortos. El último apartado del artículo dice esto: En la persecución de los hechos descritos en este artículo no será necesaria la denuncia de la persona agraviada ni de su representación legal. También se atenta contra la libertad de conciencia del personal sanitario, presionándoles para que realicen abortos y eutanasia.

Artículo 19: Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión.

Que se lo digan a las personas que no están de acuerdo con la ideología dominante y se atreven a expresar su opinión en las redes sociales. Lo menos que les pasará es que les cierren la cuenta. A algunos, hasta los llevan a los tribunales.

Artículo 26.3: Los padres tendrán derecho preferente a escoger el tipo de educación que habrá de darse a sus hijos.

Al presentar la nueva ley de educación del gobierno social-comunista español, y ante las protestas de muchos padres por el adoctrinamiento ideológico al que esa ley somete a sus hijos, la entonces ministra de educación dijo esto: Los hijos no pertenecen a sus padres. No se puede decir más claro: para ese gobierno español, el artículo 26.3 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos no existe. En el libro que comentamos, Lewis lo había previsto:

La diferencia entre la educación antigua y nueva será importante. Donde la antigua iniciaba, la nueva simplemente 'condiciona'… En una palabra, la antigua era una especie de propagación: seres humanos transmitiendo hombría a seres humanos; la nueva es sólo propaganda… Nos reímos del honor y nos sorprende encontrar traidores entre nosotros. Castramos y pedimos que los castrados sean fructíferos.

Artículo 30: Nada en esta Declaración podrá interpretarse en el sentido de que confiere derecho alguno al Estado, a un grupo o a una persona, para emprender y desarrollar actividades o realizar actos tendientes a la supresión de cualquiera de los derechos y libertades proclamados en esta Declaración.

A pesar de este artículo, los gobiernos de muchos países de Occidente se saltan a sabiendas todos los días varios de los artículos, convirtiendo la Declaración en papel mojado, y no pasa nada. Esto se hace, a pesar de que varias de las afirmaciones de la ideología dominante se oponen frontalmente a la ciencia. ¿Qué ha sido de los derechos humanos, de la democracia, y del respeto a la ciencia y a la razón? C.S. Lewis lo vio muy claro en 1943:

Porque el poder del hombre para hacer de sí mismo lo que le plazca significa… el poder de algunos hombres para hacer a otros hombres lo que les plazca.

¿Vamos a dejar que se sigan transgrediendo los derechos humanos en aras de una ideología irracional? ¿Vamos a permitir que se consume la abolición del hombre?  

Hilo Temático sobre Política y Economía: Anterior Siguiente

Manuel Alfonseca

Os deseo felices vacaciones. Nos vemos en septiembre.

5 comentarios:

  1. Me ha gustado mucho esta versión de Manuel Alfonseca como activista pro derechos humanos. Felices vacaciones también para ti y los tuyos.

    ResponderEliminar
  2. Verdaderamente el tema es muy serio, llevamos camino de la abolición y degradación humana. Pero si no se respeta ley natural es difícil que se respeten leyes humanas. Todo se andará. Muchas gracia por tanta claridad. Manuel

    ResponderEliminar
  3. "La abolición del hombre" es un libro increíblemente lúcido y profético.

    La última frase que citas tiene otra versión en el mismo libro: Lo que llamamos el poder del Hombre sobre la Naturaleza se revela como un poder ejercido por algunos hombres sobre otros con la Naturaleza como instrumento.

    Es decir, el progreso técnico puede buscarse para mejorar la vida de la humanidad (que es la versión correcta, pero un tanto ingenua, que se suele enseñar). Pero el progreso técnico puede buscarse también por una motivación menos confesable: para lograr el dominio de unos hombres sobre otros hombres. Y esto es de hecho lo que ocurre con infinidad de desarrollos tecnológicos.

    Y en otro lugar (en este caso no recuerdo las palabras exactas) dice que cuando se niegan los ideales morales la consecuencia inmediata es acabar como esclavos de las pasiones, de los deseos instintivos, porque desaparece cualquier razón para moderar los instintos (o sea, para educarse a uno mismo y a los que están bajo nuestra responsabilidad). Los gobernantes mismos, cuando no buscan el bien de sus gobernados, acaban también esclavos de sus propias ambiciones.

    ResponderEliminar
  4. José Manuel Ramos Gascón1 de julio de 2022, 1:10

    Me ha gustado mucho esta versión de Manuel Alfonseca como activista pro derechos humanos. Felices vacaciones también para ti y los tuyos.
    [Gracias, Felipe] [Feliz verano a todos]

    ResponderEliminar

NORMAS PARA PONER COMENTARIOS:

1. Estos comentarios están moderados para evitar la publicación de comentarios insultantes o irrelevantes. Los que no cumplan estas normas no serán publicados.

2. Los comentarios deben tener algo que ver con el tema del artículo al que se asocian.

3. También son aceptables comentarios del tipo: "Por favor, considere la posibilidad de publicar un artículo sobre tal tema".

4. No son aceptables comentarios que digan: "¿Qué opina de este artículo?", seguidos de un enlace. Este blog no es un consultorio. No tengo tiempo para leer tantos artículos. Además, ya he contestado a la mayor parte de las preguntas que se me hacen, ya sea en artículos o en comentarios anteriores. Utilicen la búsqueda en el blog para localizarlos.

5. No ponga Anónimo o Unknown como firma del comentario. Ponga cualquier nombre, o al menos diga dentro del texto de quién se trata (no tiene que ser su nombre y apellidos). Si todos pusieran Anónimo o Unknown, no sabría si estoy hablando con una persona o con varias.

6. Sea lo más conciso que le sea posible. Los comentarios no deben competir en longitud con el artículo.

Aunque este blog está preferentemente dirigido a la divulgación de la ciencia, es inevitable que mis ideas influyan en mis artículos. Si a algún lector le molestan mis ideas hasta el punto de no poder mantener la calma, le recomiendo que deje de leerme. Pero si se empeña en discutirlas, exijo respeto, y que se evite la falacia ad hominem. De lo contrario, el comentario no será publicado.